Categoría: ECB – Banco Central Europeo

Un paso adelante – Proteger la ciberresiliencia de las infraestructuras financieras

Las infraestructuras de los mercados financieros son redes que mitigan los riesgos, pero también pueden convertirse en una fuente de riesgo sistémico si no funcionan correctamente. La creciente amenaza de los ciberataques y los daños y perturbaciones que pueden causar lo ponen claramente de relieve.
Nuestro sistema financiero es tan fuerte como su eslabón más débil. En otras palabras, la ciberseguridad es nuestro bien común y no deja lugar a concesiones: debemos estar un paso por delante de los atacantes. Para lograrlo, debemos adoptar un enfoque que abarque todo el sistema y trabajar juntos continuamente.
El ECRB es una parte importante de este esfuerzo, ya que ofrece un espacio para compartir de manera confiable información, prácticas y técnicas que aumentan nuestra ciberresiliencia común e individual. Al mismo tiempo, los bancos centrales y las autoridades trabajan juntos a nivel internacional en estrecha colaboración con la industria, ya que el riesgo cibernético no es un fenómeno local o regional, sino una amenaza global. [12]
Como nuevo presidente del ECRB, espero trabajar en estos desafíos y mejorar nuestra ciberresiliencia común. La información que compartiremos hoy y los nuevos avances que lograremos ayudarán a fortalecer la ciberresiliencia del sector financiero europeo.

Inflación, política fiscal y desigualdad

En este documento se evalúa el impacto distributivo del repunte de la inflación en la zona del euro desde 2021 y las MCI adoptadas por las administraciones de la zona del euro. Aplica el modelo de micro simulación de la UE EUROMOD y su extensión ITT para evaluar cómo la inflación y las medidas gubernamentales de apoyo a los hogares han afectado al poder adquisitivo y al bienestar en toda la distribución de la renta. Los resultados se presentan para un indicador aproximativo del agregado de la zona del euro y por separado para Alemania, Grecia, España, Francia, Italia y Portugal. El documento muestra que el shock inflacionario tuvo un impacto más perjudicial en los hogares de menores ingresos que en los de mayores ingresos. Al mismo tiempo, y a pesar de que las medidas no estaban fuertemente dirigidas a los hogares de menores ingresos, las medidas gubernamentales contribuyeron significativamente a reducir la pérdida de bienestar debido al aumento de la inflación.
Nuestro análisis pone de relieve una serie de mensajes políticos importantes. En primer lugar, las diferencias en los patrones de consumo entre los hogares más ricos y los más pobres a menudo significaron que estos últimos sufrieron tasas efectivas de inflación más altas en 2022. Sin embargo, el impacto desproporcionado de la inflación en los hogares más pobres se atribuyó principalmente a su mayor participación en los ingresos de consumo. La elevada proporción de los ingresos de consumo significaba que el ingreso nominal total que los hogares más pobres habrían necesitado para sostener el consumo anterior a la inflación a menudo superaba sus ingresos reales, lo que daba lugar a grandes pérdidas de bienestar. Por lo tanto, nuestro análisis subraya la importancia de tener en cuenta los patrones de ahorro a la hora de evaluar el impacto de la inflación en los hogares. En segundo lugar, el uso de medidas no selectivas no era en gran medida eficaz en función de los costos. En el conjunto de la zona del euro, estimamos que el efecto compensatorio sobre nuestra medida de la desigualdad, es decir, la reducción de la brecha de desigualdad, lograda por las medidas de renta fue tres veces mayor que la lograda mediante las medidas de precios. En tercer lugar, si bien las medidas de precios eran igualmente ineficientes en los distintos países, la eficacia en función de los costos de las medidas del lado de los ingresos variaba drásticamente. Esto sugiere que el debate político debería ir más allá del debate sobre las medidas selectivas frente a las no selectivas y centrarse más en la mejor manera de diseñar medidas específicas.
Las limitaciones de nuestro análisis se relacionan principalmente con la naturaleza ceteris paribus del ejercicio, el enfoque en el sector de los hogares y la disponibilidad de datos. En primer lugar, dado que EUROMOD es un simulador estático de beneficios fiscales, no tiene en cuenta las reacciones de los hogares a las variaciones de los precios, ni las respuestas de las empresas a cualquier aumento de los costes de producción o de las subvenciones gubernamentales, salvo una transferencia total. Para comprender todas las implicaciones macroeconómicas de las medidas gubernamentales para compensar la alta inflación, es necesario emplear un modelo de equilibrio general. En segundo lugar, el análisis se limita a la ayuda que se pone directamente a disposición de los hogares. Sin embargo, muchas de las medidas adoptadas por los gobiernos estaban dirigidas a las empresas. Estas medidas también afectaron a los hogares, aunque de forma indirecta, pero no forman parte de este análisis. En tercer lugar, el documento se enfrenta a algunas limitaciones de datos.

Faros de esperanza para navegar en la marea primaveral de urgencia – de Terschelling a Frankfurt y París

El Parlamento Europeo aprobó recientemente la Ley Europea de Restauración de la Naturaleza, un elemento crucial de la estrategia de biodiversidad de la Unión Europea.
La sopa de letras de legislación y regulación europeas específicas se está volviendo cada vez más rica. Existe la CSRD, la Directiva sobre informes de sostenibilidad corporativa, que exige que las empresas informen sobre su impacto ambiental. Y luego está la CSDDD, la Directiva de diligencia debida sobre sostenibilidad corporativa, que responsabilizará a las empresas por su impacto negativo en las personas y el medio ambiente. Mientras tanto, la importancia de la planificación de la transición se reconoce explícitamente en las revisiones propuestas de la CRR y la CRD (el Reglamento de Requisitos de Capital y la Directiva de Requisitos de Capital que regulan a los bancos).
Y no son sólo los legisladores, sino también los bancos centrales y los supervisores quienes han logrado avances significativos. En 2018, los miembros de la Red de Bancos Centrales y Supervisores para una Ecologización del Sistema Financiero eran menos de 20. Hoy en día hay 127 miembros de todo el mundo. Todos estos bancos centrales y supervisores coinciden en que las crisis climática y ecológica son una fuente de riesgo financiero y, por lo tanto, entran directamente dentro de sus mandatos.
Esta conclusión tiene consecuencias. Significa que aquellos bancos centrales y supervisores que continúan descuidando estas crisis no cumplen con sus mandatos. El Banco Central Europeo ha dado sustancia a esta idea, tanto en sus tareas monetarias como de supervisión. En 2021, bajo el liderazgo de la presidenta Lagarde y con el acuerdo de todos los gobernadores de los bancos centrales y presidentes de los países de la zona del euro, adoptamos una nueva estrategia. Esta estrategia reconoce explícitamente la importancia de la crisis climática para nuestra política monetaria. Está vinculado a un plan de acción con pasos concretos para alinear nuestra política con los objetivos de París.
En 2020 publicamos nuestras expectativas supervisoras sobre cómo los bancos deberían gestionar sus riesgos climáticos y medioambientales. Hasta finales de 2024, todos los bancos bajo nuestra supervisión deben cumplir estas expectativas y también hemos fijado plazos intermedios. Estamos dispuestos a hacer cumplir estos plazos con todos los instrumentos a nuestra disposición, incluida la imposición de multas coercitivas periódicas.

Declaración de política monetaria

La inflación sigue disminuyendo, pero todavía se espera que se mantenga demasiado alta durante demasiado tiempo. Estamos decididos a garantizar que la inflación regrese oportunamente a nuestro objetivo del dos por ciento a mediano plazo. Para reforzar el progreso hacia nuestro objetivo, el Consejo de Gobierno decidió hoy aumentar los tres tipos de interés oficiales del BCE en 25 puntos básicos.
El aumento de tasas de hoy refleja nuestra evaluación de las perspectivas de inflación a la luz de los datos económicos y financieros entrantes, la dinámica de la inflación subyacente y la fortaleza de la transmisión de la política monetaria. Las proyecciones macroeconómicas del personal técnico del BCE de septiembre para la zona del euro prevén una inflación promedio del 5,6 por ciento en 2023, del 3,2 por ciento en 2024 y del 2,1 por ciento en 2025. Se trata de una revisión al alza para 2023 y 2024 y una revisión a la baja para 2025. La revisión para 2023 y 2024 refleja principalmente una trayectoria más alta para los precios de la energía. Las presiones subyacentes sobre los precios siguen siendo elevadas, aunque la mayoría de los indicadores han comenzado a disminuir. El personal del BCE ha revisado ligeramente a la baja la trayectoria proyectada para la inflación excluyendo energía y alimentos, a un promedio de 5,1 por ciento en 2023, 2,9 por ciento en 2024 y 2,2 por ciento en 2025. Nuestras pasadas subidas de tipos de interés siguen transmitiéndose con fuerza. Las condiciones de financiación se han endurecido aún más y están frenando cada vez más la demanda, lo que es un factor importante para que la inflación vuelva a alcanzar su objetivo. Con el impacto cada vez mayor de nuestro ajuste sobre la demanda interna y el debilitamiento del entorno comercial internacional, el personal del BCE ha reducido significativamente sus proyecciones de crecimiento económico. Ahora esperan que la economía de la zona del euro se expanda un 0,7 por ciento en 2023, un 1,0 por ciento en 2024 y un 1,5 por ciento en 2025. El personal del BCE ha reducido significativamente sus proyecciones de crecimiento económico. Ahora esperan que la economía de la zona del euro se expanda un 0,7 por ciento en 2023, un 1,0 por ciento en 2024 y un 1,5 por ciento en 2025. El personal del BCE ha reducido significativamente sus proyecciones de crecimiento económico. Ahora esperan que la economía de la zona del euro se expanda un 0,7 por ciento en 2023, un 1,0 por ciento en 2024 y un 1,5 por ciento en 2025.

Necesidad de velocidad en el camino a París

La primera prueba de resistencia climática descendente para toda la economía mostró que los costos a corto plazo de una transición verde temprana siempre están más que compensados por los beneficios a largo plazo derivados de la reducción de los riesgos físicos. Al incluir nuevos elementos en el marco original y centrarse en el riesgo de transición durante los próximos ocho años, el segundo ejercicio de prueba de resistencia climática muestra que actuar de inmediato es más efectivo y tiene un costo menor en términos de estabilidad financiera, costos de transición y riesgos físicos. Se requiere una acción política temprana y firme, diseñada adecuadamente y aplicada oportunamente, para movilizar fondos para inversiones ecológicas y apoyar la transición de Europa hacia una economía neutra en carbono. Si actuamos ahora, será mejor en general, para la naturaleza y nuestras economías. Tomemos la vía rápida a París antes de que sea demasiado tarde.

Avances en la fase de investigación de un euro digital – tercer informe

El tercer conjunto de opciones de diseño aprobado por el Consejo de Gobierno y debatido en el presente informe contribuirá al diseño general del euro digital. Más adelante en la primavera de 2023, el Eurosistema presentará un diseño global de alto nivel para un euro digital, que incluirá todas las opciones y elementos de diseño descritos en el presente informe y en los dos informes anteriores. El diseño se debatirá con los responsables políticos de la UE y las partes interesadas pertinentes del mercado. Los resultados de la investigación adicional de grupos focales, el ejercicio de creación de prototipos y la investigación de mercado proporcionarán información adicional.
Paralelamente, el Eurosistema continúa con su análisis de las opciones de distribución y el desarrollo de un código normativo para un esquema digital del euro. El proyecto del euro digital presentó algunos principios básicos propuestos para un modelo de compensación de un euro digital a las partes interesadas externas para que recibieran su opinión en febrero de 2022. También se está trabajando en el detalle de un posible enfoque de despliegue para un euro digital, incluido un análisis del esfuerzo de implementación y los plazos. Además, el BCE nombró a un gestor del código normativo en diciembre de 2022 y creó el Grupo de Desarrollo del Libro de Normas en febrero de 2023. El objetivo del Grupo es apoyar la redacción de un reglamento para un esquema digital del euro, obtener información del mercado y obtener una perspectiva de la industria.
El Eurosistema seguirá colaborando activamente con un gran número de partes interesadas durante el resto de la fase de investigación. Esto incluirá el diálogo con la Comisión Europea, el Parlamento Europeo y los ministros de Hacienda de los países de la zona del euro. Paralelamente, habrá un amplio compromiso con las partes interesadas del mercado para garantizar que el euro digital satisfaga las necesidades de los usuarios.
El Consejo de Gobierno revisará el resultado de la fase de investigación en otoño de 2023 y decidirá, sobre esta base, si pasa a una fase posterior del proyecto en la que podrían desarrollarse y probarse las soluciones técnicas y los acuerdos empresariales adecuados necesarios para proporcionar un euro digital. No habría ninguna decisión sobre la posible emisión de un euro digital hasta una fase posterior y esto dependería de la evolución legislativa con respecto a un reglamento para establecer y regular aspectos esenciales del euro digital. Dicho reglamento sería adoptado por el Parlamento Europeo y el Consejo de la UE, a propuesta de la Comisión Europea. El BCE tendrá en cuenta los ajustes necesarios que puedan surgir de las deliberaciones legislativas sobre el diseño del euro digital.

Unión bancaria y unión de los mercados de capitales – ya es hora de avanzar

El sistema financiero de la zona del euro superó recientemente una prueba de resistencia en la vida real. Al mismo tiempo, los acontecimientos de esta primavera subrayaron la importancia de avanzar decisivamente en los proyectos de la unión bancaria europea y de la unión de los mercados de capitales. La turbulencia y el contagio de los mercados financieros de los Estados Unidos y Suiza habrían sido mucho más silenciosos si hubiéramos estado más cerca de nuestros objetivos. La finalización de los proyectos de unión bancaria y de los mercados de capitales aumentará los préstamos bancarios transfronterizos y mejorará el dinamismo de los mercados de capital público y privado. Ambos son fundamentales para mejorar la integración y la estabilidad en el sistema financiero de la zona del euro, y también garantizarán que la financiación para las transiciones ecológica y digital esté disponible para hacer frente a los retos futuros.

BCE y EBA trabajan para lograr una información más integrada

La conferencia de Eurofiling volvió a convocarse en la sede del BCE esta semana, y la Sra. Silke Stapel-Weber, directora general de Estadística del Banco Central Europeo, inició los procedimientos. La Sra. Stapel-Weber anunció que el consejo de gobierno del BCE ha aprobado el siguiente paso del Marco de Información Integrada (IReF). IReF es el esfuerzo estratégico a largo plazo del BCE para unificar la recopilación de datos estadísticos y prudenciales, así como para reevaluar su enfoque sobre la granularidad de ciertos datos. IReF también tiene como objetivo unificar los informes dentro de un modelo de datos consistente. También anunció que el ECB ahora considera que el marco de modelado DPM 2.0 desarrollado por EBA/EIOPA es un «candidato válido» para el modelado IReF, una vez que se hayan desarrollado y acordado mecanismos de gobernanza mejorados.
El BCE es solo uno de los muchos bancos centrales que buscan aprovechar la recopilación de datos más granulares (por lo general, saldos al final del día y ciertos libros contables de transacciones) de los bancos, combinados con una gama de metadatos adjuntos que podrían permitir a los reguladores llevar a cabo sus propios cambios. agregaciones y análisis usando esta información “en bruto”.
Dejó en claro que si bien el uso de datos más granulares para algunas transacciones parece bastante probable, hay una gran cantidad de información que se requerirá de las entidades informantes en una forma similar a la actual, lo que requerirá que se aplique una variedad de criterios contables y de gestión para antes de que pueda ser utilizado significativamente.
También hizo hincapié en el valor que el BCE cree que los bancos declarantes pueden derivar de BIRD, el Diccionario integrado de informes bancarios voluntario y colaborativo, un modelo de datos abiertos que los bancos pueden aprovechar en la implementación de sus propios sistemas internos de gestión de tal manera que Garantizar una estrecha integración con los requisitos de información estadística pertinentes. BIRD sigue siendo un esfuerzo totalmente voluntario. Finalmente, subrayó la importancia de la puntualidad en la presentación de informes e incluso especuló sobre la experimentación con una variedad de enfoques alternativos para la adquisición de datos urgentes durante una crisis.
Dado que el marco DPM 2.0 requerirá el envío de datos al BCE y la EBA como informes con formato xBRL-CSV, ciertamente existe el potencial de que estos proyectos relacionados impulsen una expansión considerable en el uso de XBRL por parte de estas autoridades. ¡Se debe enfatizar que se requiere un trabajo extenso y una colaboración considerable en los meses y años venideros!

Ajuste cuantitativo – Justificación e impacto en el mercado

Todo esto sugiere, y con esto me gustaría concluir, que los efectos de reequilibrio de carteras son motores relevantes del mercado, tanto cuando los bancos centrales tienen la intención de ampliar su balance como cuando planean reducirlo.
Por lo tanto, es probable que las perspectivas de QT hayan complementado el endurecimiento de los cambios en nuestras tasas de política oficiales antes de que comenzara realmente la corrida del balance, contribuyendo así a un retorno oportuno de la inflación a nuestro objetivo del 2%.
Con el tiempo, la escorrentía de los balances reducirá nuestra huella de mercado, mejorará la liquidez del mercado y reducirá la exposición del Eurosistema al riesgo de crédito y duración, recuperando un valioso espacio de política. En cuanto a la reducción definitiva de nuestras tenencias de bonos dependerá principalmente de la demanda de reservas del banco central, derivada tanto de factores autónomos como del sector bancario, así como del marco operativo que pretendemos implementar a medio plazo.

Crypto dominós: el estallido de las burbujas criptográficas y el destino de las finanzas digitales

Nacidos en las profundidades de la crisis financiera mundial, los criptoactivos fueron retratados como un fenómeno generacional, que promete provocar un cambio radical en la forma en que pagamos, ahorramos e invertimos. En cambio, se han convertido en la burbuja de una generación. Ahora es obvio para todos que la promesa de dinero criptográfico fácil y Los altos rendimientos eran una burbuja condenada a estallar. Resulta que los criptoactivos no son dinero. Muchos son sólo una nueva forma de juego.
Existe una necesidad urgente a nivel mundial de regulación para proteger a los consumidores de los riesgos de los criptoactivos, definir requisitos mínimos para la gestión de riesgos y el gobierno corporativo de las empresas criptográficas, y reducir la corrida y Riesgos de contagio de las stablecoins. También deberíamos gravar los criptoactivos de acuerdo con sus costos sociales.
Pero la regulación no convertirá los instrumentos riesgosos en dinero seguro. En cambio, un ecosistema de finanzas digitales estable requiere intermediarios bien supervisados y un activo de liquidación digital confiable y sin riesgos, que solo El dinero digital del banco central puede proporcionar.