Categoría: UE – Unión Europea

La zona del euro necesita mejores políticas estructurales para apoyar la renta, el empleo y la equidad

Los esfuerzos nacionales para mejorar las políticas estructurales pueden ser apoyados por las políticas europeas. Los avances en la profundización del mercado único, especialmente en el sector de los servicios, podrían dar un impulso a la productividad. Según un estudio del Parlamento Europeo, la eliminación de los obstáculos que aún se oponen a un mercado único plenamente operativo podría aportar unos beneficios totales de 713 000 millones de euros para finales de 2029. [9] Además, un marco regulador simplificado de la UE aumentaría el atractivo de la zona del euro para los inversores y las actividades innovadoras. Lo mismo puede decirse de la unión bancaria y la unión de los mercados de capitales, que reforzarían la capacidad de los mercados financieros para asumir, diversificar y reducir el riesgo.
En general, la mejora de las políticas estructurales y la mejora de la calidad institucional tendrían muchos beneficios interconectados. Aumentarían el potencial de crecimiento, harían que la deuda fuera más sostenible, ayudarían a las economías más débiles de la zona del euro a ponerse al día, reducirían el riesgo de fragmentación y harían que las futuras perturbaciones económica y social fueran menos costosas. Por último, pero no por ello menos importante, esto contribuiría a la transmisión fluida de la política monetaria al conjunto de la economía de la zona del euro y, por tanto, ayudaría a preservar la estabilidad de precios en la zona del euro.

El repunte de la inflación en 2021-2022 y la política monetaria en la eurozona

El objetivo de esta entrada del blog ha sido proporcionar una guía narrativa de las decisiones de política monetaria del BCE durante 2021-2023 en respuesta a los repuntes de inflación que tuvieron lugar en 2021 y 2022. De cara a la siguiente fase de la política monetaria, garantizar la convergencia de la inflación a la meta sobre una base sostenible determinará la trayectoria futura de los tipos de interés oficiales. Sin duda, el análisis retrospectivo de este período será objeto de un gran análisis e investigación en los años venideros, con la adaptación de técnicas alternativas de predicción y el examen de muchas políticas contrafácticas.
Al revisar las decisiones de política monetaria durante este período, cualquier estudio tiene que tener en cuenta tres tipos de incertidumbre. En primer lugar, existe incertidumbre en el diagnóstico de la naturaleza de los choques inflacionarios ocurridos durante este período. En segundo lugar, existe incertidumbre sobre la propagación de estos shocks inflacionarios a través de diversos mecanismos de ajuste de segunda ronda. En tercer lugar, existe incertidumbre sobre la transmisión de la política monetaria, especialmente en el contexto de las posibles no linealidades en la transición de un entorno de política superacomodaticia a un entorno de política restrictivo. Dado que existe una serie de interdependencias entre estos diferentes tipos de incertidumbres, se puede examinar una amplia gama de escenarios y el diseño de una política monetaria óptima también tiene que incorporar la variación a lo largo del tiempo de estos factores de riesgo, especialmente teniendo en cuenta el aprendizaje dependiente de los datos de una reunión a otra. A su vez, a la hora de calcular la sensibilidad de la inflación y la realización del producto a trayectorias alternativas de política monetaria, es necesario tener en cuenta la curva de rendimientos completa en la transmisión de la política monetaria, y las anticipaciones de futuras decisiones sobre tipos desempeñan un papel clave, además de la fijación actual de los tipos. Por esta razón, es poco probable que las pequeñas variaciones en el momento de las decisiones sobre los tipos de interés afecten materialmente a los resultados de la inflación.

Aprender de las crisis – nuestro nuevo marco para las líneas de liquidez en euros

El BCE puede prestar euros a los bancos centrales no pertenecientes a la zona del euro para reducir el riesgo de que las tensiones financieras se extiendan a la zona del euro. Piero Cipollone, Philip Lane e Isabel Schnabel explican cómo hemos hecho que estas líneas de liquidez sean más efectivas y ágiles.
Las perturbaciones financieras durante la pandemia de coronavirus y la invasión rusa de Ucrania han vuelto a poner de relieve la importancia de las líneas de liquidez en euros. Las tensiones en los mercados provocadas por estas crisis redujeron la liquidez en euros en un número significativo de países no pertenecientes a la zona del euro. En respuesta, el BCE amplió las líneas de liquidez en euros a los bancos centrales pertinentes, lo que les permitió aliviar las tensiones de financiación de sus instituciones financieras nacionales. Proporcionar liquidez en euros a los países no pertenecientes a la zona del euro protege la transmisión de la política monetaria en la zona del euro y minimiza los riesgos de bucles de retroalimentación adversos, lo que hace que la zona del euro sea más resiliente.
Recientemente ajustamos nuestro Marco de referencia para la provisión de liquidez en euros a través de los fondos del BCE Operaciones de swap y repo para que estos instrumentos sean lo más eficaces y ágiles posible.[1] El marco conserva los elementos fundamentales ya existentes e integra los mecanismos de repo existentes en un marco permanente unificado denominado mecanismo de repo del Eurosistema para bancos centrales (EUREP). Estos cambios entraron en vigor el 16 de enero de 2024.
Los cambios introducidos en el marco reflejan tres lecciones clave de las experiencias recientes. En primer lugar, que los riesgos de efectos negativos sobre la transmisión de la política monetaria aumenten en caso de condiciones de mercado desordenadas fuera de la zona del euro. En segundo lugar, que el BCE debe ser capaz de reaccionar rápidamente a los acontecimientos que se desarrollan rápidamente. Y tercero, que la mera existencia de una línea de liquidez impide que se materialicen las tensiones financieras. El marco revisado ofrece a los países con estrechos vínculos económicos y financieros con la zona del euro, ya sea permanente o a plazo fijo, acceso a nuestras líneas de liquidez en tiempos normales. También amplía el acceso a un conjunto más amplio de países en tiempos de crisis o de mayor riesgo de crisis. Al mismo tiempo, se refuerza el papel de las líneas de liquidez como «mecanismo de protección» con recargos apropiados sobre los tipos de interés. Estos recargos ayudan a preservar los incentivos para que las entidades de crédito no pertenecientes a la zona del euro intenten primero obtener préstamos en el mercado privado antes de recurrir a las líneas de liquidez. También limitan el margen de efectos secundarios adversos no deseados, como el endeudamiento externo excesivo en euros.

El impacto macroeconómico del instrumento Next Generation EU en la zona del euro

En respuesta a las consecuencias económicas de la pandemia de coronavirus (COVID-19), el Consejo Europeo ha acordado el instrumento Next Generation EU (NGEU). NGEU permite a la Comisión Europea emitir deuda para financiar subvenciones y préstamos a los Estados miembros de la UE, y el desembolso de fondos se destinará a los países más afectados por la crisis. En este documento se evalúa el impacto macroeconómico en la zona del euro de los diferentes usos del NGEU, utilizando un modelo de equilibrio general estocástico dinámico (DSGE) de la zona del euro y la economía mundial (EAGLE) que se ha adaptado para reflejar las modalidades del instrumento NGEU. Se exploran tres usos de los préstamos y subvenciones del NGEU: (i) inversión pública productiva, (ii) gasto público improductivo y (iii) sustitución o reembolso de la deuda soberana existente. Los resultados de EAGLE se contrastan con un modelo semiestructural (ECB-BASE) y con las elasticidades básicas del modelo (BME) de los modelos de previsión utilizados en los bancos centrales nacionales del Eurosistema.

La UE emite legislación ESAP

Esta semana Europa publicó un reglamento acordado para establecer el Punto de Acceso Único Europeo (ESAP). Diseñado para proporcionar acceso centralizado a datos públicamente relevantes de todos los estados miembros de la UE, ESAP tiene el potencial de cambiar las reglas del juego para los datos digitales en Europa.
Propuesto inicialmente a principios de 2021, ESAP ofrecerá un punto único y gratuito de acceso a datos sobre empresas que cotizan en la UE, productos de inversión e información de sostenibilidad. ESAP es un gran paso adelante, ya que permite el acceso a datos cruciales de todos los estados miembros en un lugar conveniente. Como bien sabemos en XBRL International, actualmente esos datos se encuentran dispersos en una red compleja de diferentes ubicaciones en toda la UE, lo que dificulta su descubrimiento y, por lo tanto, obstaculiza la inversión transfronteriza.
ESAP no creará nuevos requisitos de presentación de informes, sino que recopilará la información presentada según los acuerdos de divulgación existentes, como la Directiva sobre informes de sostenibilidad corporativa (CSRD, por sus siglas en inglés), en una plataforma útil y accesible. El acceso a ESAP será gratuito, pero la legislación permite que se incluyan tarifas aún por definir para servicios específicos para apoyar la sostenibilidad financiera. Las funcionalidades avanzadas y las características de inclusión harán que ESAP sea fácil de usar, mientras que sólidas medidas de privacidad protegerán los datos.
ESAP es un hito en la transparencia financiera de la UE y el acceso transfronterizo a datos digitales. Esperamos ver su implementación y comprender cómo un mejor acceso a los datos mejora la eficiencia en los mercados de capitales de la UE. Aunque la UE está muy por detrás de jurisdicciones como Japón y Estados Unidos, estas regulaciones son muy bienvenidas y ofrecen un verdadero impulso de fin de año a la transparencia y la utilidad.

La política fiscal al rescate – Cómo los gobiernos protegieron a los hogares de la inflación

Con el aumento de la inflación, la gente necesita más dinero para comprar la misma cantidad de bienes. Los gobiernos pueden tomar medidas para contrarrestar este efecto negativo. El blog del BCE concluye que las recientes políticas de apoyo a los hogares de la zona del euro tuvieron éxito al principio, pero también fueron muy costosas.
La inflación en la zona del euro aumentó rápidamente a lo largo de 2022, alcanzando un máximo del 10,6% en octubre de ese año. Cada vez que los precios aumentan rápidamente de esta manera, los hogares tienen que elegir entre pagar más para mantener su estilo de vida -recurriendo a sus ahorros, si pueden- o recortar. De cualquier manera, muchas personas se quedan con menos al final del día. A esto lo llamamos un efecto negativo sobre el bienestar.
Los gobiernos de la zona del euro actuaron rápidamente para amortiguar las consecuencias económicas y sociales del aumento de los precios, a menudo con el objetivo explícito de apoyar a los pensionistas y a los hogares de bajos ingresos. Adoptaron medidas para limitar el aumento de los precios, en particular de la energía, mediante la introducción de topes de precios, subvenciones o descuentos, y mediante la reducción de los impuestos sobre los bienes y servicios («medidas de precios»). Los gobiernos también adoptaron medidas para proteger la renta disponible de los hogares de forma más directa, por ejemplo, en forma de transferencias o créditos fiscales («medidas sobre la renta»).
Tomando un Mirada más cercana En cuanto a los efectos de estas medidas fiscales, encontramos que fueron efectivas para compensar los efectos negativos de la inflación sobre el bienestar. Incluso ayudaron a reducir la distribución desigual de estos efectos sobre el bienestar, a pesar de que algunos países tuvieron más éxito que otros.
La inflación podría haber golpeado aún más a la gente
Considerada de forma aislada, la inflación de los precios al consumo en 2022 tuvo un impacto perjudicial en los hogares de la zona del euro. De no haber medido por el gobierno y de haber aumentado los ingresos, el bienestar medio de los hogares habría disminuido casi 6,7 puntos porcentuales en las denominadas unidades de ingresos equivalentes (gráfico 1, barras amarillas).[1]
Al mismo tiempo, los más pobres sufren significativamente más la inflación que los más acomodados. La pérdida de bienestar para el diez por ciento más pobre de los hogares solo por el shock de la inflación fue del 13,2%, 8,4 puntos porcentuales más alta que la de los hogares de ingresos más altos (4,8%). Estas diferencias se deben, en primer lugar, a Comportamiento de consumo. En segundo lugar, y aún más importante, los hogares más pobres tienen que gastar una mayor proporción de sus ingresos en consumo que los hogares más ricos. En pocas palabras, gastar un euro más parece un paso más grande cuando tu presupuesto es de 100 € que cuando es de 1.000 €.

Las autoridades de supervisión europeas revelan criterios conjuntos de independencia

La Autoridad Bancaria Europea (EBA), la Autoridad Europea de Seguros y Pensiones de Jubilación (EIOPA) y la Autoridad Europea de Valores y Mercados (ESMA) han publicado conjuntamente criterios sobre la independencia de las autoridades supervisoras.
Estos criterios son vitales para garantizar que los órganos de supervisión tomen decisiones imparciales, justas y transparentes. La independencia de las autoridades supervisoras es clave para ofrecer una protección sólida dentro del sector financiero e inspirar confianza en el sistema financiero. Recuerde que, en la UE, cada una de estas agencias desarrolla regulaciones y requisitos implementados por supervisores que trabajan a nivel nacional. Pero estos criterios nos parecen requisitos bastante universales.
Los criterios de independencia descritos se estructuran en torno a cuatro principios clave:
1. Independencia operativa significa garantizar que las autoridades supervisoras tengan los recursos, los poderes legales y la capacidad para operar sin influencia del sector que supervisan o del gobierno.
2. La independencia del personal requiere reglas transparentes para nombrar, seleccionar y destituir al personal y a los miembros del órgano de gobierno, quienes deben cumplir con altos estándares éticos.
3. Para la independencia financiera es clave que las autoridades tengan suficientes recursos financieros para cumplir sus mandatos.
4. También se reconoce que la rendición de cuentas y la transparencia –incluida la divulgación anual de datos comparables sobre decisiones, actividades, métodos y estadísticas de supervisión– son cruciales para apoyar una supervisión justa y eficaz.
En 2020, se asignó a las AES la responsabilidad de promover y controlar la independencia supervisora. En 2021, publicaron informes individuales sobre la independencia de las autoridades supervisoras dentro de sus respectivos sectores financieros. Sobre la base de estos informes, las AES han publicado colectivamente estos criterios como una herramienta para mejorar la independencia supervisora, que también puede utilizarse para evaluar dicha independencia dentro de la UE.
El objetivo es mantener la eficacia y transparencia de la actuación de la autoridad de control. Si bien los criterios no son vinculantes, pretenden servir como un marco práctico para guiar las acciones que apoyen la independencia de la supervisión. Las AES también utilizarán estos criterios para evaluar la independencia de las autoridades de supervisión.

La Ley de Restauración de la Naturaleza de la UE «vaciada»

Los ecosistemas sanos y resilientes son la columna vertebral de nuestro bienestar y prosperidad, ya que proporcionan alimentos, agua limpia, sumideros de carbono y protección contra los desastres naturales, incluidos los causados por el cambio climático. Más de la mitad del PIB mundial depende de la naturaleza y de los servicios que proporciona, y más del 75% de los tipos de cultivos alimentarios mundiales dependen de la polinización animal.
A pesar de su importancia, la naturaleza de Europa se encuentra en un declive alarmante, con más del 80% de los hábitats en mal estado. Los humedales, las turberas, los pastizales y los hábitats dunares son los más afectados. En Europa occidental, central y oriental, los humedales se han reducido en un 50% desde 1970. El 71% de las poblaciones de peces y el 60% de las poblaciones de anfibios han disminuido en la última década. Entre 1997 y 2011, la pérdida de biodiversidad representó una pérdida anual estimada de entre 3,5 y 18,5 billones de euros.
La evaluación de impacto de la Ley de Restauración de la Naturaleza ha demostrado que los beneficios de la restauración de la naturaleza superan con creces los costes. Se estima que los beneficios económicos de la restauración de turberas, marismas, bosques, brezales y matorrales, pastizales, ríos, lagos, hábitats marinos y aluviales y humedales costeros son ocho veces mayores que los costos.
La propuesta sobre el uso sostenible de los plaguicidas sustituye a la Directiva 2009/128/CE sobre el uso sostenible (SUD), cuyo objetivo era lograr un uso sostenible de los plaguicidas en la UE mediante la reducción de los riesgos y los efectos del uso de plaguicidas en la salud humana y el medio ambiente y la promoción del uso de la gestión integrada de plagas. Las principales acciones de la Directiva se referían a la formación de usuarios y distribuidores, la inspección de los equipos de aplicación de plaguicidas, la prohibición de la fumigación aérea y la limitación del uso de plaguicidas en zonas sensibles. Varios informes pusieron de relieve deficiencias en la aplicación de la Directiva, con el resultado de que la reducción del uso y del riesgo de los plaguicidas fue insuficiente.
Ciudadanos de toda Europa y de diversos ámbitos de la vida recomendaron durante la Conferencia sobre el Futuro de Europa una «reducción drástica de los pesticidas y fertilizantes químicos en todo tipo de explotaciones» y «el desarrollo de una agricultura sostenible, incluido el respeto por la naturaleza y los trabajadores». Con el paquete de hoy, la Comisión responde a cinco propuestas y ocho medidas específicas recomendadas por los ciudadanos.