Etiqueta: Bancos Centrales

Acertar con la financiación de la transición

En los 250 años transcurridos desde la Revolución Industrial, el mundo ha construido una estructura industrial, un paisaje urbano y unos modos de transporte altamente intensivos en carbono y energía. Ahora tenemos menos de 25 años para reestructurar fundamentalmente las economías y las sociedades para alcanzar las cero emisiones netas. Tenemos que actuar con rapidez.
Las finanzas públicas de todo el mundo se encuentran en condiciones de tensión. Hay un amplio capital privado en el mundo -unos 400 billones de dólares en activos bajo gestión-, pero muy poco se destina al esfuerzo de transición a cero emisiones netas. Solo mediante la sinergia entre el poder catalizador del capital público y la abundancia de capital privado podremos conseguir una financiación adecuada para la transición. Tenemos que actuar juntos.
Por lo tanto, actúen rápido y actúen juntos.

El proyecto del euro digital – Un nuevo hito

Durante los últimos dos años hemos seguido analizando los factores que pueden llevar al Eurosistema a emitir un euro digital. Como recordarás, nuestras motivaciones giran esencialmente en torno a tres cuestiones: complementar el efectivo en un entorno de creciente digitalización; promover la innovación y la eficiencia en el sistema de pagos europeo; y salvaguardar nuestra autonomía estratégica y soberanía monetaria. Ahora explicaré cada una de estas cuestiones en detalle.
En primer lugar, nos encontramos en un entorno caracterizado por un uso creciente de medios de pago digitales y, en consecuencia, una disminución relativa del uso de efectivo. Esta tendencia, evidente para todos nosotros en nuestra vida diaria y, como mencionaré más adelante, confirmada por las cifras, puede en última instancia afectar el papel del dinero del banco central como ancla para la estabilidad del sistema monetario en su conjunto.
Esencial para la estabilidad financiera, este papel se basa en la capacidad única del banco central para garantizar la convertibilidad del dinero privado en dinero del banco central en cualquier situación. Además, el dinero del banco central es el único medio de pago que permite realizar transacciones y liquidar deudas en cualquier parte de la zona del euro. Ambos factores son fundamentales para la seguridad y confiabilidad del sistema financiero y monetario y la confianza del público en él.
Este equilibrio entre el dinero privado y el dinero del banco central se vería afectado si el uso del efectivo disminuyera hasta el punto de relegarlo a un papel relativamente menor. De hecho, podría haber un impacto adverso en la confianza pública en la moneda y en la estabilidad del sistema financiero.
Actualmente, en términos de número de transacciones, el efectivo sigue siendo el medio de pago más utilizado en la zona del euro para compras en puntos de venta físicos y pagos de persona a persona. Sin embargo, como ocurre con otras actividades cotidianas, la preferencia del público por los medios de pago digitales ha ido en constante aumento en los últimos años. Muy reveladores a este respecto son los resultados del último estudio del BCE sobre las actitudes de pago de los consumidores en la zona del euro.
Según este estudio, el 55% de los ciudadanos dice preferir utilizar tarjetas y otros medios de pago electrónicos para sus compras en puntos de venta físicos. Y esta preferencia está confirmada por la evidencia. El porcentaje de compras pagadas en efectivo ha ido disminuyendo en los últimos años y, especialmente entre 2019 y 2022, durante la pandemia.
En este período, el uso de efectivo en el punto de venta cayó 13 puntos porcentuales (pp), del 72% del total de transacciones en 2019 al 59% en 2022. Esta disminución también se observa en el caso de las transacciones persona a persona. pagos, para los cuales el uso de efectivo también cayó 13 puntos porcentuales. Sin embargo, en este caso, la proporción de efectivo sigue siendo en general alta y en 2022 se situó en una media del 73 %. Como se puede imaginar, existen marcadas diferencias entre países, pero la disminución en el uso de efectivo es una realidad generalizada.
Dicho esto, el estudio mencionado también indica que el 60% de la población considera muy o bastante importante tener la opción de pagar en efectivo. En mi opinión, esta cifra pone de relieve la importancia de seguir garantizando el acceso al dinero del banco central, en su formato actual de billetes y monedas, ciertamente, pero también potencialmente, en formato digital.
En cualquier caso, el objetivo del euro digital debe considerarse el de complementar el efectivo y en ningún caso sustituirlo. El objetivo de la iniciativa sería adaptarse a los tiempos y garantizar que las personas puedan seguir disfrutando del acceso al dinero del banco central, con sus características y garantías particulares, en el formato de su elección.
La segunda razón que podría llevarnos a emitir un euro digital tiene que ver con su potencial para promover la innovación en el sistema de pagos europeo en su conjunto, es decir, más allá de las fronteras nacionales. ¿Cómo podría contribuir el euro digital a este objetivo? Sentando las bases para que el sector financiero sea capaz de desarrollar soluciones innovadoras con un alcance verdaderamente europeo. Me gustaría destacar este aspecto, el alcance europeo de las soluciones, en contraste con la notable fragmentación actual de los pagos minoristas entre los países de la zona del euro.
Un claro ejemplo de esta fragmentación son los servicios de valor añadido que han surgido en torno a los instrumentos SEPA (Zona Única de Pagos en euros), en particular las aplicaciones de pago instantáneo móvil, como Bizum en España. Estas soluciones excepcionalmente útiles y eficientes ayudan a mejorar significativamente la experiencia del usuario, sin duda una de las claves de su éxito. Sin embargo, los avances que impulsan son muy asimétricos entre países y su valor para los pagos internos no se refleja a nivel europeo, a pesar de los esfuerzos de la industria por lograr la interoperabilidad. El euro digital, por otro lado, podría proporcionar los medios necesarios para alcanzar este objetivo y garantizar una experiencia de usuario uniforme en toda la zona del euro para pagos de persona a persona y en puntos de venta.
Obviamente, el euro digital sería útil no sólo para los pagos móviles instantáneos, sino para cualquier otro servicio innovador que pueda surgir en el futuro, contribuyendo así a fomentar la innovación y unos sistemas de pago europeos más integrados y eficientes.
Por último, la tercera motivación se relaciona con la autonomía estratégica de la región. Como saben, el Eurosistema lleva mucho tiempo intentando desarrollar soluciones europeas de pagos digitales cuya gobernanza no se vea afectada por las decisiones de terceros países. Esto se debe a que parece vital contar con instrumentos de pago bajo gobernanza europea, alineados con los intereses de la región, para garantizar que los pagos puedan realizarse en toda la zona del euro bajo cualquier circunstancia.
El grado de integración alcanzado con los instrumentos SEPA supone un avance muy significativo. Sin embargo, no se ha logrado un avance similar en el caso de los pagos en el punto de venta, que siguen dependiendo en gran medida de un pequeño número de marcas extranjeras. Esto no sólo debilita la autonomía estratégica de la zona del euro, sino que también puede dificultar garantizar un grado suficiente de competencia entre los proveedores de estos servicios, que son esenciales para el buen funcionamiento de la economía.
Los bancos y proveedores de servicios de pago europeos llevan mucho tiempo trabajando para reducir esta dependencia, y la Iniciativa Europea de Pagos (EPI) es uno de varios proyectos prometedores en este sentido. El euro digital también puede contribuir a este objetivo, ofreciendo una alternativa adicional e incluso facilitando los esfuerzos del sector privado mediante el desarrollo de estándares que pueda aprovechar.
Como ya he mencionado, salvaguardar la autonomía y la soberanía europeas ha sido una característica constante de la política del Eurosistema en materia de pagos minoristas. Sin embargo, la preocupación se ha visto acrecentada recientemente por las crecientes tensiones geopolíticas y por el despliegue, o potencial despliegue, de soluciones de pago globales. Me refiero en particular a las monedas estables y las monedas digitales extranjeras, que podrían utilizarse para pagos nacionales. Esto no sólo pondría en peligro el papel del euro como ancla monetaria, sino también su uso como medio de pago en sentido amplio.
Aunque probablemente no sean tan inminentes como los escenarios anteriores, debo admitir que anuncios como el proyecto Libra (posteriormente Diem) propuesto por Facebook (ahora Meta) causaron cierta inquietud dentro de la comunidad de bancos centrales, lo que llevó a que más de un banco central, incluido el Eurosistema, , para intensificar sus esfuerzos en el ámbito de las monedas digitales. El hecho de que esta iniciativa no haya despegado no excluye otras en el futuro, sobre todo si tenemos en cuenta la fortaleza de la actividad en el mercado de pagos y la evolución legislativa en este ámbito. En este contexto, el euro digital, que se está diseñando para satisfacer las necesidades de los usuarios y ofrecer a los intermediarios una base para desarrollar otras soluciones, podría ayudar a prevenir una posible pérdida de autonomía y soberanía monetaria.
En cualquier caso, es fundamental que un euro digital esté correctamente diseñado para cumplir cualquiera de los objetivos que acabo de mencionar. Un diseño de este tipo también debería garantizar que el euro digital no genere riesgos no deseados para la estabilidad del sistema monetario y financiero. Esto exige un análisis en profundidad que tenga en cuenta una serie de factores interdependientes que deben evaluarse cuidadosamente. Aunque ninguno de los tres aspectos esbozados anteriormente parece urgente, la naturaleza compleja de la tarea, junto con el boyante mercado de pagos, justifica los preparativos anticipados que nos permitan responder rápidamente si la situación cambia en el futuro.

¡Una pregunta a la vez! Análisis de la minería de textos de la sesión de preguntas y respuestas del BCE

En este documento, aportamos nuevos datos sobre uno de los grupos de interés más importantes para el BCE: los medios de comunicación. Este grupo actúa como punto de contacto entre la institución y la mayoría del público en general y como un engranaje informal pero crucial en el mecanismo de rendición de cuentas del Banco Central. Si bien investigaciones anteriores han mostrado cómo reacciona la cobertura mediática a las actividades del BCE, nuestro documento pone el foco directamente en el canal de comunicación de los medios de comunicación con el banco central en forma de preguntas durante la sesión de preguntas y respuestas de la conferencia de prensa. Nuestro primer conjunto de conclusiones muestra que, si bien una gran proporción de las preguntas se refieren a las perspectivas económicas y a cuestiones básicas de política monetaria, una proporción igualmente considerable se centra en otros temas. Por ejemplo, los periodistas preguntan constantemente sobre las deliberaciones del Consejo de Gobierno y sobre cuestiones relacionadas con el sistema bancario. También surgió un tema que giraba en torno a la comunicación, lo que se sumó a la evidencia de la creciente importancia de las comunicaciones de los bancos centrales. Las preguntas sobre el estado de la UEM y los riesgos para su integridad también siguen estando presentes, incluso después de los duros años de la crisis de la deuda soberana.
También mostramos cómo los temas sobre los que indagan los periodistas se caracterizan por diferentes temáticas en función del ámbito geográfico al que pertenezca su medio y del tipo de público al que informen. En comparación con los medios de comunicación internacionales, observamos que los medios nacionales son menos propensos a preguntar sobre cuestiones básicas de política monetaria y más propensos a preguntar sobre asuntos de países, más cerca de los radares de los ciudadanos. Este es especialmente el caso de las preguntas que provienen de los medios de comunicación de la audiencia general. Sin embargo, el BCE apenas puede comentar los asuntos nacionales: una inspección cualitativa de las respuestas a estas preguntas confirma que el presidente del BCE evita responder directamente a las preguntas específicas de cada país y no comenta muchas de ellas. Bajo la hipótesis de que la atención de los medios de comunicación representa y/o moldea el interés del público, este resultado subraya una vez más el desafío de comunicar sobre la banca central con el público en general en 20 países.
Nuestros resultados también confirman que la relevancia del sistema bancario para los puntos de venta del sur de la UE es alta. Para los medios de comunicación de la audiencia general en esta región, este es el tema principal, representando casi una cuarta parte de las preguntas.
Por último, la gran presencia de medios de comunicación internacionales especializados en la sesión de preguntas y respuestas, que representa más del 50% de las preguntas, pone de manifiesto el alcance del reto que rodea al impulso de conectar mejor con el público en general. Nuestros hallazgos refuerzan la idea de que la conferencia de prensa sigue estando fuertemente orientada a la comunicación con los expertos y los mercados financieros. En este sentido, el estudio esboza una disyuntiva para el BCE. Al conceder preguntas a los medios de comunicación dirigidos a un público especializado, el Banco puede estar bastante seguro de que el contenido de estas preguntas será pertinente. Sin embargo, el tecnicismo del intercambio podría implicar que su alcance se limite a un público de expertos. Por el contrario, cuando permite que las preguntas se formulen a los medios de comunicación con un enfoque general, el BCE puede ampliar la escala de la audiencia, así como la relevancia para el público en general. El riesgo es que estas preguntas se refieran a cuestiones que van más allá del ámbito de competencia de un banco central, por ejemplo, las elecciones nacionales de los Estados miembros.
En el presente trabajo nos centramos exclusivamente en el lado de las preguntas de la conferencia de prensa. Al mismo tiempo, para una comunicación eficaz de las decisiones de política monetaria, también es importante la naturaleza de las respuestas proporcionadas. Por lo tanto, una vía para futuras investigaciones podría ser investigar si el presidente del BCE responde con un estilo diferente dependiendo de la audiencia de los medios que plantean las preguntas. La congruencia de los temas entre las preguntas y las respuestas también merecería un examen más detenido. Otro aspecto que merece la pena analizar es la relación entre la sesión de preguntas y respuestas y la consiguiente cobertura mediática, dado el importante papel que desempeña esta última en la configuración de la percepción pública de la política monetaria y del banco central. Además, el período investigado en este análisis se ha caracterizado en gran medida por la crisis. En 2012, la zona del euro se encontraba en medio de la crisis de la deuda soberana, mientras que el final de la muestra abarca la pandemia de Covid-19 y la guerra en Ucrania y la crisis energética asociada. A la luz de este contexto bastante excepcional, sería interesante saber cómo cambia el carácter de la sesión de preguntas y respuestas con los cambios en la economía en general y, tal vez, el regreso de un enfoque de política monetaria más convencional.
Fundamentalmente, los medios de comunicación están en el centro de las interacciones del público en general con los bancos centrales. Una comprensión más profunda de las formas en que opera este canal es crucial para mejorar su compromiso con los bancos centrales y, por extensión, la eficacia de la política monetaria.

Las estadísticas configuran el entorno de la política monetaria

Se dice que la economía estudia la incertidumbre, pero la estadística mide la incertidumbre. Al reducir la incertidumbre a un valor cuantificable, las estadísticas permiten a la política monetaria gestionar sus compensaciones y trazar su curso a través de incógnitas conocidas y desconocidas. Esto mejora la rendición de cuentas y, por lo tanto, la credibilidad. Ese es el poder de las estadísticas.
Para mis colegas en el DSIM, este empoderamiento implica montar una montaña rusa interminable todos los días a través de capas de recopilación, validación, procesamiento, análisis e investigación de datos. Esto es cierto no sólo de los importantes requisitos de política monetaria que se les han encomendado, sino también de casi todas las demás funciones del RBI. Además de su compromiso inquebrantable con su vocación, han demostrado una notable adaptabilidad al aceptar nuevos desafíos, técnicas y fuentes de datos. Son ellos los que marcan la diferencia. En una visión influyente, los números no tienen forma de hablar por sí mismos; Son nuestros estadísticos quienes hablan por ellos y los impregnan de significado.4. A mis colegas de DSIM, por lo tanto, todo el poder y algunas palabras de consejo, basándose en el libro indiscutible de David Spiegelhalter titulado El arte de la estadística.5, y cito: «-las reclamaciones basadas en datos deben ser accesibles; Inteligible; Valorables; Utilizable.»

Los bancos centrales en la encrucijada

Los bancos centrales se encuentran en una encrucijada. Cinco bifurcaciones principales ya están con nosotros: (1) la «última milla» para la convergencia de la inflación a la meta; 2) cambio climático; 3) desigualdad; 4) innovación digital; y (5) inteligencia artificial. Las decisiones que los bancos centrales tomen hoy sobre estas bifurcaciones en el camino afectarán las condiciones macroeconómicas en los próximos años. Y dado el importante papel que desempeñan los bancos centrales en las sociedades, tendrán que considerar sus implicaciones. Y para responder mejor a estos desafíos, también tendrá que ayudar a fomentar en la comunidad de bancos centrales una cultura de diversidad e inclusión.
Los efectos combinados de estos desafíos son difíciles de entender, precisamente debido a la interacción incierta entre las decisiones tomadas a través de diferentes bifurcaciones. Una conclusión obvia es que nuestros modelos económicos y monetarios tradicionales no parecen estar diseñados para capturar esta complejidad y necesitamos nuevos modelos y enfoques innovadores para guiar las políticas de los bancos centrales. Si bien en muchos casos ya estamos incluyendo más instrumentos en nuestro conjunto de herramientas, que van desde herramientas macroprudenciales, compras de activos, intervenciones en el mercado en circunstancias específicas y nuevas formas de comunicación, y si bien podemos calibrar de manera más efectiva la política monetaria y abordar los nuevos riesgos emergentes, también debemos mantener nuestros modelos manejables y mantener cierta simplicidad al comunicar nuestro papel y función en la sociedad.
Cuando nos fijamos en las bifurcaciones o los desafíos que probablemente tendrá que enfrentar, en pocas palabras, todos afectan a los parámetros actuales que guían la formulación de la política monetaria o las «estrellas» generalmente asociadas con el concepto de un nivel neutral para la tasa de interés y también el desempleo. Los cambios estructurales en la oferta de mano de obra, la relocalización, una nueva geografía para el comercio, las tensiones geopolíticas y la ecologización de nuestras economías son, aparentemente, factores que aumentan los costos. Obviamente, muchos cambios mejorarán la productividad a su debido tiempo, como los asociados con el uso de más innovación financiera digital e IA. Pero tendrá que pasar por un período en el que será difícil evaluar los efectos netos combinados de todo esto y, especialmente, el momento en que se manifestarán todos y cada uno de estos factores. Por lo tanto, su arte como futuros responsables de la formulación de políticas será analizar estas compensaciones futuras, su naturaleza transitoria o más permanente, y construir una estrategia decidida y creíble para salvaguardar la estabilidad financiera y de precios. Confío en que lo hará y alcanzará con éxito sus objetivos con la intensidad adecuada y el momento adecuado para sus acciones políticas. Y también podría reflexionar sobre otros posibles objetivos que las sociedades podrían obligarle a cumplir. Finalmente, como se mencionó anteriormente, muchos de estos desafíos tienen consecuencias distributivas: es posible que también tenga que analizar cómo sus futuros colegas del departamento de tesorería diseñarán sus políticas fiscales para responder a estas nuevas necesidades de financiamiento, posiblemente adoptando un reparto innovador de la carga fiscal en un formato sostenible y equilibrado que debería mejorar el de nuestros estados de bienestar social existentes.
Si bien las cinco bifurcaciones que mencioné anteriormente son desafíos en los que pensar, el camino a seguir tal vez no sea desesperarse cuando se enfrenta a ellos, y no tratar de abarcar todo, sino usar la sabiduría tradicional del principio de separación de Tinbergen, y tratar de construir marcos políticos que, con objetivos e instrumentos definidos, tengan el objetivo de servir mejor al bien común. Y cuando miro a los jóvenes estudiantes inteligentes que reciben sus títulos en banca central hoy, estoy absolutamente seguro de que todos ustedes ayudarán a avanzar hacia el cumplimiento de estos desafíos críticos para la banca central.

La economía de Malasia – Una propuesta de valor

Las sólidas condiciones del mercado laboral y la continua recuperación de la actividad turística a nivel mundial respaldaron la demanda global y, con esto, vimos una expansión continua del crecimiento global. La reapertura de China apoya la economía global. Sin embargo, el ritmo se ha desacelerado en los últimos meses, como lo demuestran indicadores como las exportaciones y las ventas minoristas.
La economía mundial también se ve lastrada por tasas de interés más altas y una inflación elevada, así como por el actual desplazamiento del consumo de bienes a servicios, lo que está resultando en un comercio mundial de bienes más lento. En general, el Fondo Monetario Internacional (FMI) espera que el crecimiento económico mundial se modere al 3,0% en 2023 y 2024.
Pasando a la economía de Malasia. Se espera que la economía nacional se expanda entre un 4% y un 5% en 2023. En medio de vientos externos en contra, el crecimiento será impulsado por la expansión de la demanda interna. Aparte de la mejora continua de las condiciones del mercado laboral que impulsará el gasto del sector privado, habrá apoyo de una mayor actividad turística. Se prevé que el aumento de las llegadas de turistas impulse el crecimiento de los subsectores de servicios de alto contacto, que se vieron más afectados durante la pandemia. Las perspectivas de crecimiento están sujetas a riesgos a la baja derivados principalmente de un crecimiento mundial más débil de lo esperado.
La moderación del crecimiento global ha comenzado a afectar las exportaciones de la mayoría de los países desde la segunda mitad del año pasado, y esto incluye a países de la región como Corea, Taiwán, Singapur y Malasia. Por lo tanto, se espera que el crecimiento de las exportaciones siga en contracción durante los próximos meses. Sin embargo, se espera que esta tendencia llegue a su punto mínimo este trimestre (3T 2023). Se espera que la demanda mundial de semiconductores se recupere hacia finales de año impulsada por la mejora de la demanda de servidores y computación en la nube y la flexibilización de la corrección de inventarios. Esto apoyará la recuperación del sector exterior en el futuro.
Los indicadores recientes afirmaron la resiliencia de la economía de Malasia, con un crecimiento de la producción y varios otros indicadores económicos que superaron sus niveles previos a la pandemia. El mercado laboral se ha fortalecido este año y se espera que siga apoyando la demanda interna. La tasa de desempleo mejoró gradualmente hasta alcanzar niveles anteriores a la pandemia, impulsada por un crecimiento constante del empleo, junto con la expansión de la actividad económica. En el frente de la inversión, los grandes proyectos de infraestructura existentes están progresando. Estos incluyen proyectos relacionados con el transporte como ECRL, LRT3 y Pan Borneo Highway.

Nepal Rastra Bank implementa XBRL para su sistema de información de supervisión

Nepal Rastra Bank (NRB) ha anunciado recientemente la implementación de un sistema de archivo electrónico para su Sistema de Información de Supervisión (SIS). Con este nuevo sistema, los bancos y las instituciones financieras ahora pueden enviar y almacenar sus datos financieros en formato XBRL.El sistema permite el procesamiento automatizado de datos, mejorando la calidad y facilitando el análisis de datos.
El objetivo de la implementación es mejorar significativamente la recopilación y gestión de datos, introduciendo eficiencias que mejorarán las capacidades de supervisión de NRB y mejorarán el análisis de rutina y la toma de decisiones. Un total de 120 formularios de entrada se han armonizado en 50 declaraciones, lo que reduce la carga de información para los bancos y las instituciones financieras.
El gobernador Mahaprasad Adhikari cree que el SIS proporcionará datos confiables y precisos para ayudar en la formulación de políticas efectivas y el fortalecimiento del sector financiero. Sunil KC, presidente de la Asociación de Banqueros de Nepal, elogió la implementación del SIS como un hito para el sistema financiero de Nepal y prometió el pleno apoyo de los bancos y las instituciones financieras en su implementación.

¿Qué pueden hacer los bancos centrales para ayudar a salvar nuestro planeta?

El 73% piensa que la humanidad no ha cuidado nuestro planeta. Dos tercios consideran decepcionantes las acciones de los políticos para abordar la crisis climática. Un estudio reciente llevado a cabo en varios otros países ha demostrado que el 40% de los jóvenes están considerando no tener hijos debido a la crisis climática. Está claro: la próxima generación sabe que nos estamos quedando sin tiempo». Esas fueron las palabras de su presidenta, Zuzana Aputová (spreek uit: tsjaputová) en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en Glasgow. Palabras que me impresionaron profundamente. Como ciudadano del mundo, como banquero central y, aún más, como padre. No es frecuente que las estadísticas sean tan vívidas, tan visuales, aunque los corazones de nuestros economistas siempre piensen que lo son.
Tenía toda la razón: la crisis climática es una crisis que lo envuelve todo y que hemos visto venir durante mucho tiempo. Eso es lo que diferencia esta crisis, este desafío, de otros desafíos que enfrentamos: podríamos haberlo visto venir, pero nos sentamos en nuestras manos y nos miramos el uno al otro en lugar de tomar medidas. Y ahora nos estamos quedando sin tiempo. Entonces, como dijo su presidente: «Debemos duplicar nuestros esfuerzos para mitigar el impacto de la crisis climática para revertir la devastación de nuestro planeta».

Programas de compra de activos de los bancos centrales en las economías de mercados emergentes

Investigamos el impacto de los programas de compra de activos (APP) de 14 bancos centrales de EME durante COVID-19, encontrando un efecto estadísticamente significativo en la compresión de los diferenciales de bonos frente a los EE. Un análisis contrafactual muestra que, en ausencia de APP, los diferenciales de los bonos EME habrían sido significativamente más altos. Las funciones de respuesta al impulso VAR específicas de cada país indican que un shock impuesto a las compras de activos se vuelve persistente en los diferenciales de los bonos después de unos cinco a diez días, con un efecto máximo de alrededor de 40 puntos básicos. También se observan efectos estabilizadores persistentes sobre los tipos de cambio y la volatilidad de los flujos de capital, mientras que los mercados bursátiles y las expectativas de inflación en general no se ven afectados por las APPs.

Directorio Ejecutivo del FMI aprueba las solicitudes de cinco instituciones para convertirse en titulares de derechos especiales de giro (SDRs)

Washington, DC – 21 de febrero de 2023: El Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó el 8 de febrero de 2023 las solicitudes del Banco de Desarrollo del Caribe (BDC), el Banco de Desarrollo de América Latina (conocida como Corporación Andina de Fomento o CAF), el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD), el Banco Europeo de Inversiones (BEI) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para convertirse en titulares de Derechos Especiales de Giro (DEG), un activo de reserva internacional creado por el FMI para ayudar a satisfacer la necesidad mundial a largo plazo de complementar las reservas. La aprobación de estas instituciones eleva a veinte el número de titulares prescritos (véase la lista adjunta).
Los titulares de DEG pueden adquirir, mantener y utilizar DEG en operaciones con otros titulares y participantes prescritos en el Departamento de DEG. El Departamento de DEG mantiene registros de las transacciones, tenencias y asignaciones de DEG. Todos los países miembros del FMI participan actualmente en el Departamento de DEG. En virtud de las decisiones actuales del FMI, los tenedores prescritos pueden intercambiar DEG por moneda y utilizarlos en ciertas operaciones, incluidos préstamos, liquidación de obligaciones financieras, swaps, prendas, transferencias como garantía para el cumplimiento de obligaciones financieras, forwards y donaciones. Los titulares prescritos pueden optar por participar en los Acuerdos Comerciales Voluntarios (VTA) de DEG o celebrar acuerdos bilaterales para llevar a cabo sus intercambios de DEG. A diferencia de los participantes en el Departamento de DEG, los titulares prescritos no reciben asignaciones de DEG, y no pueden solicitar un intercambio de DEG en transacciones con designación.
Como antecedente, el Convenio Constitutivo del FMI autoriza al FMI a prescribir como tenedores de DEG i) no miembros, ii) miembros que no participan en el Departamento de DEG, iii) instituciones que desempeñan funciones de banco central para uno o más países miembros del FMI, y iv) otras entidades oficiales. Los cinco solicitantes aprobados hoy son todas «otras entidades oficiales».