Categoría: BIS – Banco de pagos Internacionales

Una taxonomía de taxonomías de finanzas sostenibles

La estimación del impacto prometido de los proyectos financiados por bonos verdes, así como el seguimiento ex post de su logro, se ve facilitada en gran medida por el impacto anual uniforme obligatorio y el uso de informes de ingresos. El uso de los ingresos y el impacto debe informarse proyecto por proyecto, especificando las categorías de impacto ambiental y que puedan agregarse a nivel de bonos individuales, así como por categoría o sector. Debe fomentarse la normalización de las unidades y la divulgación de metodologías informáticas, y debe exigirse una auditoría externa. Por último, las autoridades deben aspirar a la armonización de las prácticas de cálculo y notificación de las métricas de impacto.

El futuro sistema monetario

El sistema monetario es una base crucial para la economía. Cada vez que los hogares y las empresas realizan pagos en toda la gama de transacciones financieras, depositan su confianza en la seguridad del dinero y los sistemas de pago como un bien público. Mantener esta confianza es el núcleo de los mandatos de los bancos centrales.
Arraigado en esta confianza, el sistema monetario debe cumplir una serie de objetivos de alto nivel para servir a la sociedad. Debe ser seguro y estable, y las entidades clave deben rendir cuentas de sus acciones. De esta manera, se garantiza la integridad del sistema. Las transacciones rápidas, confiables y baratas deben promover la eficiencia y la inclusión financiera, mientras que los derechos de los usuarios a la privacidad y el control sobre los datos deben ser respetados. Finalmente, en un mundo en constante cambio y globalmente conectado, el sistema debe ser adaptable y abierto.
Los eventos recientes han demostrado cómo las fallas estructurales impiden que las criptomonedas alcancen los niveles de estabilidad, eficiencia o integridad requeridos para un sistema monetario. En lugar de servir a la sociedad, las criptomonedas y los DeFi están plagados de congestión, fragmentación y altos alquileres, además de las preocupaciones inmediatas sobre los riesgos de pérdidas e inestabilidad financiera.

Inflación: una mirada bajo el capó

Comprender la naturaleza y la mecánica del proceso de inflación es fundamental para la conducción de la política monetaria. Mirar bajo el capó la evolución desagregada de los precios y la formación de salarios y precios en profundidad es particularmente valioso. Arroja luz sobre cómo pueden surgir y propagarse olas de inflación de base amplia a partir de choques de precios relativos específicos del sector y sobre el papel relativo de las fuerzas cíclicas y estructurales en la determinación de la probabilidad e intensidad de las espirales salario-precio.
El análisis destaca las principales diferencias entre los regímenes de baja y alta inflación y, por lo tanto, la criticidad de las transiciones.
Debido a la sensibilidad del comportamiento de los agentes al nivel de inflación, las transiciones se refuerzan a sí mismas y, por lo tanto, son desafiantes. Son un desafío para los modelos típicamente utilizados para explicar y pronosticar la inflación, que no son adecuados para capturar tales cambios de comportamiento. Y son especialmente desafiantes para los responsables de la formulación de políticas, debido a la incertidumbre endémica y la posibilidad de puntos de inflexión.
La perspectiva bajo el capó arroja luz sobre cómo la política monetaria puede asegurar mejor un régimen de baja inflación. La perspectiva subraya la importancia de navegar las transiciones y las dificultades asociadas. La transición de regreso de un régimen de alta inflación puede ser muy costosa una vez que se arraiga. Todo esto pone una prima en una respuesta oportuna y firme. Los bancos centrales entienden plenamente que los beneficios a largo plazo superan con creces cualquier costo a corto plazo. Y esa credibilidad es un activo demasiado preciado para ponerlo en riesgo.

Viejos desafíos, nuevos shocks

Los bancos centrales tienen algunas opciones para influir en la probabilidad de una normalización exitosa de las políticas. Las opciones sobre el ritmo y el momento del endurecimiento de las políticas, así como la secuencia del ajuste del balance y los aumentos de las tasas de interés, podrían influir en la fluidez del proceso. La comunicación efectiva es fundamental. Aquí, los bancos centrales se enfrentan a una compensación entre la orientación a futuro y la flexibilidad. Establecer directrices y puntos de referencia claros para la normalización de las políticas podría ayudar a dirigir los mercados financieros y reducir las perturbaciones a medida que aumentan los tipos de interés. Pero si la orientación a futuro se interpreta como un grado de compromiso previo, puede reducir la flexibilidad de los bancos centrales para responder a la evolución de las condiciones. Esta flexibilidad es esencial.

Modelos de negocio basados ​​en plataformas e inclusión financiera

Tres tipos de plataformas digitales se están expandiendo en los servicios financieros: (i) los participantes en fintech; ii) las grandes empresas tecnológicas; y iii) cada vez más, instituciones financieras tradicionales con modelos de negocio basados en plataformas. Estas plataformas pueden reducir drásticamente los costos y, por lo tanto, ayudar a la inclusión financiera, pero estas mismas características pueden dar lugar a monopolios y oligopolios digitales. Las plataformas digitales operan en mercados multifacéticos y dependen fundamentalmente del big data. Esto conduce a efectos de red específicos, retornos a la escala y el alcance, y compensaciones de políticas. Para cosechar los beneficios de las plataformas al tiempo que mitigan los riesgos, los responsables políticos pueden: (i) aplicar las regulaciones financieras, antimonopolio y de privacidad existentes, (ii) adaptar las regulaciones antiguas y adoptar nuevas, combinando un enfoque basado en la actividad y la entidad, y / o (iii) proporcionar nuevas infraestructuras públicas. Estos últimos incluyen identidad digital, sistemas de pago rápido minorista y monedas digitales del banco central (CBDC). Estas infraestructuras públicas, así como las normas de competencia ex ante y la portabilidad de datos, son particularmente prometedoras. Sin embargo, para lograr sus objetivos políticos, los bancos centrales y los reguladores financieros deben coordinarse con las autoridades de competencia y protección de datos.

Pagos minoristas transfronterizos

Para muchas empresas, individuos y agencias gubernamentales, hacer o recibir pagos que cruzan las fronteras es una actividad necesaria. Muchas empresas atienden a clientes en el extranjero y dependen de la compra de bienes de proveedores en el extranjero, pero, para hacerlo, necesitan poder recibir pagos de esos clientes y hacerlos a esos proveedores. Del mismo modo, muchas personas dependen de la capacidad de enviar o recibir fácilmente pagos transfronterizos, como los migrantes que envían dinero a familias en sus países de origen o las personas que realizan compras en línea de minoristas extranjeros.
En conjunto, este tipo de pagos, aquellos que son enviados por un individuo, empresa o agencia gubernamental en una jurisdicción a un destinatario en otra, constituyen lo que se puede denominar «pagos minoristas transfronterizos». Estos pagos suelen percibirse como más lentos, costosos y más opacos que los pagos nacionales. Los pagos minoristas transfronterizos implican más riesgos que gestionar, complejidades que navegar y normas que cumplir que los pagos nacionales; sin embargo, la diferencia entre los dos en términos de experiencia del usuario final a menudo puede parecer más desproporcionada de lo que esos factores podrían explicar. Esta diferencia se ve agravada por los avances tecnológicos y las innovaciones que recientemente han dado lugar a amplias mejoras en los pagos nacionales en muchos países, al mismo tiempo que los pagos minoristas transfronterizos son cada vez más importantes para muchos usuarios finales, lo que probablemente aumentará aún más el volumen ya significativo de pagos minoristas transfronterizos. Los fabricantes están expandiendo sus cadenas de suministro a través de las fronteras; y el comercio y las exportaciones internacionales, la actividad de comercio electrónico transfronterizo y las remesas internacionales están creciendo y se espera que continúen haciéndolo.

Proyecto Génesis: Reporte 3

En muchos países, la emisión e inversión en bonos puede ser engorrosa y compleja, ya que implica numerosos pasos y partes, y generalmente requiere un compromiso financiero considerable del inversor. Para aquellos que invierten en proyectos respetuosos con el medio ambiente, existe incertidumbre sobre si el emisor de bonos está generando el impacto verde positivo al que se comprometió en la emisión. Además, normalmente no hay mercados secundarios líquidos y transparentes para los inversores minoristas. Genesis, el primer proyecto de finanzas verdes del BIS Innovation Hub, explora el arte verde de lo posible a través de la combinación de blockchain, contratos inteligentes, Internet de las cosas y activos digitales. Junto con seis socios, el proyecto logró dos prototipos que dan vida a la visión de que un inversor puede descargar una aplicación e invertir cualquier cantidad en bonos gubernamentales seguros, que desarrollarán un proyecto verde; a lo largo de la vida útil del bono, el inversor no solo puede ver los intereses acumulados, sino también rastrear en tiempo real cuánta energía limpia se está generando y la consiguiente reducción de las emisiones de CO2 vinculadas a la inversión; además, el inversor puede vender los bonos en un mercado transparente. El presente informe muestra la infraestructura técnica del prototipo creado por Digital Assets. Este informe fue redactado con los insumos técnicos de Digital Asset y GFT. Como tal, las opiniones expresadas en el presente informe no son necesariamente las del BPI o de la HKMA. El presente informe es un informe hermano del Proyecto Génesis – Informe 1 «Una visión para las finanzas verdes impulsadas por la tecnología».

Proyecto Génesis: Reporte 2

El Centro de Innovación del Banco de Pagos Internacionales (BPI) anunció hoy la conclusión exitosa del Proyecto Génesis, dos prototipos de plataformas digitales que tienen como objetivo permitir la inversión en bonos verdes con mayor transparencia y mayor acceso a los inversores minoristas.
Las plataformas combinan blockchain, contratos inteligentes, Internet de las cosas y activos digitales. Permiten a los emisores y otras partes interesadas explorar enfoques innovadores para la distribución y transparencia de los bonos verdes. Los inversores minoristas podrán realizar un seguimiento continuo de los pagos de cupones y el impacto ambiental positivo que los proyectos financiados logran en términos de reducción de las emisiones de dióxido de carbono.
El Centro de Innovación está publicando informes técnicos que detallan las dos plataformas prototipo:
• El primer prototipo simula el ciclo de vida de un bono típico en una plataforma de contabilidad distribuida autorizada, incluida la originación, la suscripción, la liquidación y el comercio secundario. El prototipo fue capaz de agilizar considerablemente estos procesos.
• Un segundo prototipo probó los mismos procedimientos utilizando una infraestructura pública de blockchain. También agiliza la incorporación del inversor y facilita el pago directo y la liquidación entre el emisor y el inversor.

Proyecto Génesis: Reporte 1

El Centro de Innovación del Banco de Pagos Internacionales (BPI) anunció hoy la conclusión exitosa del Proyecto Génesis, dos prototipos de plataformas digitales que tienen como objetivo permitir la inversión en bonos verdes con mayor transparencia y mayor acceso a los inversores minoristas.
Las plataformas combinan blockchain, contratos inteligentes, Internet de las cosas y activos digitales. Permiten a los emisores y otras partes interesadas explorar enfoques innovadores para la distribución y transparencia de los bonos verdes. Los inversores minoristas podrán realizar un seguimiento continuo de los pagos de cupones y el impacto ambiental positivo que los proyectos financiados logran en términos de reducción de las emisiones de dióxido de carbono.

El cisne verde – Banca central y estabilidad financiera en la era del cambio climático

El cambio climático plantea nuevos desafíos a los bancos centrales, reguladores y supervisores. Este libro revisa las formas de abordar estos nuevos riesgos dentro del mandato de estabilidad financiera de los bancos centrales. Sin embargo, la integración del análisis de riesgos relacionados con el clima en el monitoreo de la estabilidad financiera es particularmente desafiante debido a la incertidumbre radical asociada con un fenómeno físico, social y económico que cambia constantemente e implica dinámicas complejas y reacciones en cadena. Las evaluaciones de riesgos tradicionales retrospectivas y los modelos climático-económicos existentes no pueden anticipar con suficiente precisión la forma que tomarán los riesgos relacionados con el clima. Estos incluyen lo que llamamos riesgos de «cisne verde»: eventos potencialmente extremadamente disruptivos financieramente que podrían estar detrás de la próxima crisis financiera sistémica. Los bancos centrales tienen un papel que desempeñar para evitar tal resultado, incluso tratando de mejorar su comprensión de los riesgos relacionados con el clima a través del desarrollo de análisis prospectivos basados en escenarios. Pero los bancos centrales por sí solos no pueden mitigar el cambio climático. Este complejo problema de acción colectiva requiere acciones coordinadas entre muchos actores, incluidos los gobiernos, el sector privado, la sociedad civil y la comunidad internacional. Por lo tanto, los bancos centrales pueden desempeñar un papel adicional para ayudar a coordinar las medidas de lucha contra el cambio climático. Estos incluyen políticas de mitigación del clima como la fijación de precios del carbono, la integración de la sostenibilidad en las prácticas financieras y los marcos contables, la búsqueda de combinaciones de políticas apropiadas y el desarrollo de nuevos mecanismos financieros a nivel internacional. Todas estas acciones serán complejas de coordinar y podrían tener consecuencias redistributivas significativas que deberían manejarse adecuadamente, sin embargo, son esenciales para preservar la estabilidad financiera (y de precios) a largo plazo en la era del cambio climático.