Etiqueta: Bancos Centrales

Implementación de XBRL en Georgia – Un estudio de caso

CoreFiling ha publicado un interesante estudio de caso que nos da una mirada a la adopción de XBRL en un nuevo país, con un proyecto de modernización de datos dirigido por el Banco Nacional de Georgia. Esto buscaba armonizar con las mejores prácticas europeas en regulación bancaria y reemplazar el procesamiento de datos complejo y desafiante con una solución basada en XBRL más eficiente. CoreFiling proporcionó un Sistema de Información XBRL, que cubrió tres desafíos principales: «gestión de taxonomía para definir los datos que deben informarse, incluida la transición a las NIIF [Normas Internacionales de Información Financiera]; un portal de recopilación de datos para ejecutar el programa de recopilación; y procesamiento de datos para validar los datos entrantes y procesarlos listos para su análisis».
El Banco decidió utilizar la taxonomía CRD IV de la Autoridad Bancaria Europea, tal como se utiliza en el marco regulador de la UE para la presentación de informes en virtud de la Directiva sobre requisitos de capital, como base para su modelo de datos reglamentarios y su nueva taxonomía. «La solución conserva características que a los supervisores les gustaron en el proceso existente. Por ejemplo, la capacidad de dibujar formularios en una hoja de Excel», explica la publicación. El portal de cobro acepta datos en formatos XBRL o Excel, transformándolos en XBRL al enviarlos, facilitando a las entidades financieras el inicio del uso del portal mientras crean nuevos flujos de trabajo para generar XBRL directamente. A continuación, el portal lleva a cabo una validación automatizada antes de que los datos se procesen para su uso analítico posterior.

Una base de confianza

A nivel mundial, los bancos centrales pueden vincular sus CBDC al por mayor para permitir que los bancos y los proveedores de pagos realicen transacciones directamente en dinero del banco central de múltiples monedas. Esto es posible gracias a la llamada tecnología de contabilidad distribuida autorizada, restringida a partes de confianza. El trabajo del Centro de Innovación del Banco de Pagos Internacionales con 10 bancos centrales muestra que tales acuerdos pueden ofrecer pagos transfronterizos más rápidos, baratos y transparentes (Bech y otros 2022). Esto puede ayudar a los migrantes a pagar menos por sus remesas, permitir un mayor comercio electrónico transfronterizo y apoyar las complejas cadenas de valor globales.
Las tecnologías digitales prometen un futuro brillante para el sistema monetario. Al adoptar el núcleo de confianza proporcionado por el dinero del banco central, el sector privado puede adoptar las mejores nuevas tecnologías para fomentar un ecosistema monetario rico y diverso. Por encima de todo, las necesidades de los usuarios deben estar a la vanguardia de la innovación privada, al igual que el interés público debe ser el lodestar para los bancos centrales.

Una nueva Era para el dinero

El dinero ha transformado la sociedad humana, permitiendo el comercio y el comercio incluso entre ubicaciones geográficas muy dispersas. Permite la transferencia de riqueza y recursos a través del espacio y a lo largo del tiempo. Pero durante gran parte de la historia humana, también ha sido objeto de rapacidad y depredación.
El dinero está ahora en la cúspide de una transformación que podría remodelar la banca, las finanzas e incluso la estructura de la sociedad. En particular, la era de la moneda física, o efectivo, está llegando a su fin, incluso en los países de ingresos bajos y medios; la era de las monedas digitales ha comenzado. También se avecina una nueva ronda de competencia entre monedas oficiales y privadas tanto en el ámbito nacional como en el internacional. La proliferación de tecnologías digitales que está impulsando esta transformación podría fomentar innovaciones útiles y ampliar el acceso a los servicios financieros básicos. Pero existe el riesgo de que las tecnologías puedan intensificar la concentración del poder económico y permitir que las grandes corporaciones y los gobiernos se entrometan aún más en nuestras vidas financieras y privadas.

Viejos desafíos, nuevos shocks

Los bancos centrales tienen algunas opciones para influir en la probabilidad de una normalización exitosa de las políticas. Las opciones sobre el ritmo y el momento del endurecimiento de las políticas, así como la secuencia del ajuste del balance y los aumentos de las tasas de interés, podrían influir en la fluidez del proceso. La comunicación efectiva es fundamental. Aquí, los bancos centrales se enfrentan a una compensación entre la orientación a futuro y la flexibilidad. Establecer directrices y puntos de referencia claros para la normalización de las políticas podría ayudar a dirigir los mercados financieros y reducir las perturbaciones a medida que aumentan los tipos de interés. Pero si la orientación a futuro se interpreta como un grado de compromiso previo, puede reducir la flexibilidad de los bancos centrales para responder a la evolución de las condiciones. Esta flexibilidad es esencial.

Proceder con precaución: una encuesta sobre la moneda digital del banco central

La mayoría de los bancos centrales están llevando a cabo investigaciones sobre CBDC. Muchos están progresando del trabajo conceptual a la experimentación y las pruebas de concepto, incluso en cooperación con otros bancos centrales. No obstante, las motivaciones para emitir una CBDC son en gran medida idiosincrásicas (por ejemplo, la disminución de la disponibilidad de efectivo en una jurisdicción). Esto ha significado que solo un número limitado de bancos centrales están pasando a la etapa piloto con CBDC, y aún menos ven la emisión de una CBDC como probable a corto o mediano plazo.
En esta etapa, la mayoría de los bancos centrales parecen haber aclarado los desafíos de lanzar una CBDC, pero aún no están convencidos de que los beneficios superen los costos. Aquellos que ven beneficios claros son predominantemente de las jurisdicciones de EME. A partir de las respuestas de la encuesta, esto parece deberse a que los proyectos de inclusión financiera crean un mandato claro para la acción del banco central, y la falta de infraestructura actual limita la interrupción que una CBDC podría crear al tiempo que fomenta el uso de nuevas tecnologías.
Es probable que continúen las tendencias identificadas en la encuesta. Los diferentes bancos centrales continuarán moviéndose a diferentes velocidades. Esto crea un riesgo potencial de efectos indirectos a través de las fronteras (CPMI-MC (2018)). Sin embargo, la evidencia de esta encuesta es que los bancos centrales están procediendo con cautela, y también que están colaborando y compartiendo los resultados de su trabajo. La precaución y la colaboración reducirán la probabilidad de consecuencias no deseadas.
Para satisfacer las necesidades de pago del futuro, es poco probable que el efectivo físico sea la respuesta principal. Sin embargo, la mayoría de las personas tendrán que esperar para usar una CBDC. Sin embargo, los bancos centrales están trabajando arduamente para asegurarse de que la espera valga la pena.

Financiación no bancaria y transmisión de la política monetaria en Asia

Este documento examina empíricamente el efecto de las finanzas no bancarias en la efectividad de la transmisión de la política monetaria en las economías asiáticas. En general, encontramos que, si bien la financiación no bancaria parece complementar en lugar de sustituir la provisión de crédito por parte del sector bancario tradicional, una calidad regulatoria más débil es un factor impulsor importante. Además, encontramos una relación negativa entre las tasas de política del banco central y las finanzas no bancarias, lo que afirma la contra ciclicidad de la política monetaria. Además, encontramos que la efectividad de la política monetaria como canal de transmisión al crecimiento del PIB, la inflación, los precios de la vivienda y el crédito bancario tradicional se muestra más débil en presencia de proveedores de financiamiento no bancario.
Nuestro documento tiene implicaciones para la implementación de la política monetaria, incorporando potencialmente a los no bancos en las operaciones del banco central y la provisión de liquidez, así como para los supervisores financieros en la mitigación del arbitraje regulatorio a través de la reforma de la regulación financiera. Los responsables de la formulación de políticas deben garantizar que la financiación no bancaria se tenga adecuadamente en cuenta en la toma de decisiones de política monetaria, reconociendo que una parte sustancial de la intermediación crediticia se contabiliza fuera del sector bancario tradicional. La asunción excesiva de riesgos por parte de los no bancos podría dar lugar a vulnerabilidades de riesgo sistémico en las recesiones económicas, y los no bancos se enfrentan a posibles dificultades de absorción de pérdidas, lo que perjudica aún más la transmisión efectiva de la política monetaria. La investigación en el futuro está justificada sobre la composición del balance de los no bancos y los canales relacionados a través de los cuales la financiación no bancaria transmite a la macroeconomía en diferentes etapas del ciclo económico.

El euro digital y la evolución del sistema financiero

Estamos diseñando un euro digital que haría que el dinero del banco central se pudiera utilizar para pagos digitales, dando a los europeos un medio de pago digital que puedan utilizar en toda la zona del euro para sus pagos diarios y apoyando los objetivos sociales de Europa.
Tener dinero digital emitido por el banco central y disponible para todos proporcionaría un ancla de estabilidad para el mercado de pagos, preservando la coexistencia de dinero público y privado que nos ha servido bien hasta ahora.
Al distribuir el euro digital, los intermediarios desempeñarán un papel clave.
Estamos trabajando para abordar en una fase temprana las posibles consecuencias indeseables que puedan resultar de la emisión de un euro digital para la política monetaria, la estabilidad financiera y la asignación de crédito a la economía real.

Proyecto Jura – Acuerdo transfronterizo utilizando CBDC al por mayor

Jura explora la transferencia directa de monedas digitales mayoristas del banco central en euros y francos suizos (wCBDC) entre bancos comerciales franceses y suizos en una única plataforma DLT operada por un tercero. Las operaciones de activos y divisas tokenizadas se liquidan de manera segura y eficiente utilizando mecanismos de pago versus pago (PvP) y entrega versus pago (DvP).
El experimento se lleva a cabo en un entorno casi real, utilizando transacciones de valor real y cumpliendo con los requisitos reglamentarios actuales. Es una colaboración público-privada en la que participan el Banco de Francia, el Centro Suizo BIS Innovation Hub, el Banco Nacional Suizo y un consorcio del sector privado.
Emitir wCBDC en una plataforma de terceros y dar a las instituciones financieras no residentes acceso directo al dinero del banco central plantea intrincados problemas de política. Jura explora un nuevo enfoque que incluye subredes y firma de doble notario, que puede dar a los bancos centrales comodidad para emitir wCBDC en una plataforma de terceros y para proporcionar a las instituciones financieras no residentes acceso a wCBDC.
El proyecto complementa el trabajo en curso del G20 sobre pagos transfronterizos. El diseño de la solución propuesta no sólo aborda las deficiencias existentes, sino que también podría abrir nuevos enfoques para realizar transacciones financieras internacionales, incluidas divisas, valores y otros instrumentos financieros.

El euro digital y la evolución del sistema financiero

Un euro digital permitiría a los europeos utilizar el dinero público para pagos digitales en toda la zona del euro, al igual que pueden utilizar el efectivo para pagos físicos. Llevar el dinero del banco central a la era digital es un paso lógico a medida que los pagos se digitalizan cada vez más. Y esto es crítico por dos razones principales.