Etiqueta: CBDC – Moneda Digital del Banco Central

Una base de confianza

A nivel mundial, los bancos centrales pueden vincular sus CBDC al por mayor para permitir que los bancos y los proveedores de pagos realicen transacciones directamente en dinero del banco central de múltiples monedas. Esto es posible gracias a la llamada tecnología de contabilidad distribuida autorizada, restringida a partes de confianza. El trabajo del Centro de Innovación del Banco de Pagos Internacionales con 10 bancos centrales muestra que tales acuerdos pueden ofrecer pagos transfronterizos más rápidos, baratos y transparentes (Bech y otros 2022). Esto puede ayudar a los migrantes a pagar menos por sus remesas, permitir un mayor comercio electrónico transfronterizo y apoyar las complejas cadenas de valor globales.
Las tecnologías digitales prometen un futuro brillante para el sistema monetario. Al adoptar el núcleo de confianza proporcionado por el dinero del banco central, el sector privado puede adoptar las mejores nuevas tecnologías para fomentar un ecosistema monetario rico y diverso. Por encima de todo, las necesidades de los usuarios deben estar a la vanguardia de la innovación privada, al igual que el interés público debe ser el lodestar para los bancos centrales.

El futuro sistema monetario

El sistema monetario es una base crucial para la economía. Cada vez que los hogares y las empresas realizan pagos en toda la gama de transacciones financieras, depositan su confianza en la seguridad del dinero y los sistemas de pago como un bien público. Mantener esta confianza es el núcleo de los mandatos de los bancos centrales.
Arraigado en esta confianza, el sistema monetario debe cumplir una serie de objetivos de alto nivel para servir a la sociedad. Debe ser seguro y estable, y las entidades clave deben rendir cuentas de sus acciones. De esta manera, se garantiza la integridad del sistema. Las transacciones rápidas, confiables y baratas deben promover la eficiencia y la inclusión financiera, mientras que los derechos de los usuarios a la privacidad y el control sobre los datos deben ser respetados. Finalmente, en un mundo en constante cambio y globalmente conectado, el sistema debe ser adaptable y abierto.
Los eventos recientes han demostrado cómo las fallas estructurales impiden que las criptomonedas alcancen los niveles de estabilidad, eficiencia o integridad requeridos para un sistema monetario. En lugar de servir a la sociedad, las criptomonedas y los DeFi están plagados de congestión, fragmentación y altos alquileres, además de las preocupaciones inmediatas sobre los riesgos de pérdidas e inestabilidad financiera.

Monedas digitales de banco central: Ancla monetaria para la innovación digital

La confianza de los ciudadanos en el dinero privado se fundamenta en su convertibilidad a la par con la forma más segura de dinero en la economía —el dinero de banco central, el ancla monetaria— y, por tanto, con otras formas de dinero reguladas. El dinero de banco central es el único cuyo valor nominal está intrínsecamente garantizado. Los emisores privados tienen que confiar en la convertibilidad, ya que su dinero está expuesto a riesgos operacionales, de crédito, de liquidez y de mercado. Estos riesgos se reducen mediante las salvaguardas que proporcionan las políticas públicas, como la supervisión financiera, los requisitos de capital y la garantía de depósitos.
La convertibilidad a la par aporta confianza en el dinero privado puesto que nos ofrece certeza en cuanto a su valor definitivo y la posibilidad de usarlo para hacer pagos. Por ejemplo, cuando vamos al cajero automático del banco y convertimos nuestros depósitos en una cantidad equivalente de efectivo, tenemos la seguridad de que han conservado su valor. Cada vez que acudimos a un cajero automático y retiramos efectivo reforzamos la confianza en que podremos seguir haciéndolo en el futuro. Depositamos y utilizamos nuestro dinero a través de intermediarios privados porque, en última instancia, confiamos en que recibiremos efectivo si lo pedimos. Por tanto, podremos continuar realizando pagos incluso si nuestro dinero no puede utilizarse directamente en su forma privada. Las retiradas masivas de dinero privado comienzan cuando desaparece esta confianza en su convertibilidad y se genera una fuga hacia la seguridad.

Comunicado de los ministros de Finanzas y Gobernadores de Los Bancos Centrales del G7

Nosotros, los ministros de Finanzas y los Gobernadores de bancos centrales del G7, nos reunimos virtualmente el 28 de mayo de 2021, y los ministros de Finanzas nos reunimos en Londres los días 4 y 5 de junio de 2021, junto con los jefes del Fondo Monetario Internacional (FMI), el Grupo del Banco Mundial, la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), el Eurogrupo y (el 28 de mayo) el Consejo de Estabilidad Financiera (FSB). Acordamos medidas concretas para abordar los desafíos históricos de hoy y como parte de nuestro esfuerzo renovado y urgente hacia una cooperación económica multilateral más profunda.

Proyecto Jura – Acuerdo transfronterizo utilizando CBDC al por mayor

Jura explora la transferencia directa de monedas digitales mayoristas del banco central en euros y francos suizos (wCBDC) entre bancos comerciales franceses y suizos en una única plataforma DLT operada por un tercero. Las operaciones de activos y divisas tokenizadas se liquidan de manera segura y eficiente utilizando mecanismos de pago versus pago (PvP) y entrega versus pago (DvP).
El experimento se lleva a cabo en un entorno casi real, utilizando transacciones de valor real y cumpliendo con los requisitos reglamentarios actuales. Es una colaboración público-privada en la que participan el Banco de Francia, el Centro Suizo BIS Innovation Hub, el Banco Nacional Suizo y un consorcio del sector privado.
Emitir wCBDC en una plataforma de terceros y dar a las instituciones financieras no residentes acceso directo al dinero del banco central plantea intrincados problemas de política. Jura explora un nuevo enfoque que incluye subredes y firma de doble notario, que puede dar a los bancos centrales comodidad para emitir wCBDC en una plataforma de terceros y para proporcionar a las instituciones financieras no residentes acceso a wCBDC.
El proyecto complementa el trabajo en curso del G20 sobre pagos transfronterizos. El diseño de la solución propuesta no sólo aborda las deficiencias existentes, sino que también podría abrir nuevos enfoques para realizar transacciones financieras internacionales, incluidas divisas, valores y otros instrumentos financieros.

Evolución o revolución – El impacto de un euro digital en el sistema financiero

Un euro digital tendría como objetivo apoyar la digitalización al tiempo que seguiría dando a las personas la posibilidad de elegir cómo pagar y garantizar que sus pagos sigan siendo competitivos y seguros. Estaría diseñado para ser seguro, sin costo, de fácil acceso y fácil de usar, apoyando así la inclusión financiera. Tendría la protección de la privacidad como una prioridad clave, ayudando así a mantener la confianza en los pagos. De hecho, ya hemos analizado las técnicas de mejora de la privacidad, y continuaremos haciéndolo en los próximos meses. [14]
Un euro digital estaría disponible para los hogares, las empresas, los comerciantes y los intermediarios financieros para pagos en toda la zona del euro, ayudando así a unificar el mercado europeo. Y aumentaría las opciones de los consumidores, reduciría los costos de transacción y apoyaría la digitalización de la economía, al tiempo que garantizaría que el dinero del banco central permanezca en el centro del sistema financiero, apuntalando la estabilidad.

De la materia prima al Fiduciario y ahora, a la criptografía – Lo que nos dice la historia.

La historia no es un proceso lineal. No hay una línea recta del dinero básico al dinero fiduciario y de allí a la criptografía, ni de la moneda metálica al papel moneda y de ahí a lo digital. Aun así, algunas tendencias generales son evidentes en el registro histórico. Ha habido una tendencia a lo largo del tiempo a que las jurisdicciones políticas y los habitantes de los espacios económicos comunes converjan en una moneda única. A los líderes políticos les gusta de esta manera, ya que su monopolio del señoreaje es una fuente de poder y un valioso salvavidas cuando la soberanía se ve amenazada. A los agentes económicos les gusta, ya que la existencia de una moneda uniforme que es insensible a la información (que está libre de riesgo de contraparte y liquidez) facilita las transacciones y la actividad económica en general. Los seguidores de Hayek (1976) podrían preferir lo contrario, pero la historia está en contra de ellos.

Catalizar el cambio – Los Bancos Centrales y la innovación digital

Las medidas adoptadas por las autoridades públicas y los bancos centrales han sido esenciales para ayudar a reducir la intensidad del shock de COVID-19 y su daño a la economía mundial y el sistema financiero y, en última instancia, restaurar la seguridad pública.
La colaboración multilateral y las medidas proactivas adoptadas por los bancos centrales también serán esenciales para construir una arquitectura financiera preparada para el futuro y resistente para resistir una amplia gama de perturbaciones. La tecnología y la innovación estarán al frente y en el centro a medida que avancemos hacia este nuevo mundo.

Multi-CBDCs: Diseño de una pila de moneda digital para la gobernabilidad

Existe un creciente interés mundial en la emisión de monedas digitales del Banco Central (CBDC) para pagos nacionales. Si estas CBDC también están disponibles a través de las fronteras, podría conducir a una mejora significativa en la velocidad, el costo y la transparencia de los pagos transfronterizos. Esto ha llevado a un interés significativo por parte de la comunidad de bancos centrales en explorar múltiples acuerdos de CBDC o m-CBDC.
Los acuerdos m-CBDC son más efectivos y eficientes si las múltiples CBDC están alojadas en la misma infraestructura y plataforma. Pero esto se topa con un desafío de gobernanza significativo: algunos bancos centrales no estarán dispuestos a compartir su infraestructura de CBDC con otros bancos centrales, y algunos bancos centrales pueden no estar dispuestos a compartir su infraestructura con nadie en absoluto. Una posible solución sería «desagregar» la pila de moneda digital para mejorar la gobernabilidad de las redes m-CBDC y crear un camino viable para hacer realidad los acuerdos m-CBDC. Este artículo explorará brevemente el concepto de una pila de moneda digital, con el objetivo de fomentar una mayor discusión, colaboración y co-creación.