Etiqueta: Lavado verde

GTAG publica el consejo final sobre la taxonomía verde del Reino Unido

El Grupo Asesor Técnico Verde (GTAG, por sus siglas en inglés) del Reino Unido ha publicado su documento final sobre una taxonomía verde del Reino Unido, y su presidenta, Ingrid Holmes, pide al gobierno que la implemente urgentemente. El GTAG ha publicado nueve artículos desde 2021 que, en conjunto, forman un asesoramiento independiente para el gobierno del Reino Unido sobre la creación de una taxonomía verde. En un comunicado, Holmes dijo que desde el establecimiento de GTAG, se han anunciado o están programadas para entrar en vigor a nivel mundial 21 taxonomías adicionales, que llegan a 47 países. «Los miembros de GTAG siguen convencidos de la necesidad de una taxonomía verde utilizable y científicamente sólida, alineada con la inversión neta cero del Reino Unido y las necesidades ambientales más amplias, dentro del panorama de divulgaciones cada vez más ocupado», dijo Holmes. «Si está bien diseñado, será una herramienta de transparencia inestimable, que ayudará a garantizar la integridad de las divulgaciones y permitirá informar sobre medidas objetivas de sostenibilidad ambiental». Añadió que una taxonomía del Reino Unido desempeñaría un papel importante en la lucha contra el lavado verde, ya que los mercados de capitales del Reino Unido, que son algunos de los más profundos del mundo y están centrados en el ámbito internacional, están preocupados por el número de taxonomías que proliferan en todo el mundo y contra las que pueden tener que informar. Se espera una consulta gubernamental sobre una taxonomía verde del Reino Unido en otoño de 2023.

El impacto financiero de las controversias sobre el greenwashing

En este artículo, exploramos el papel que pueden desempeñar las controversias ESG en el apoyo a los esfuerzos para abordar el posible lavado verde. Este análisis contribuye al mandato de la AEVM de garantizar la estabilidad de los mercados financieros y la protección de los inversores en respuesta a la solicitud de la Comisión Europea de información sobre los riesgos de blanqueo ecológico.
En primer lugar, analizamos el posible uso de controversias sobre el lavado verde con fines de monitoreo. La identificación de las controversias relacionadas con el greenwashing no es sencilla, ya que el greenwashing tiende a significar cosas diferentes para las diferentes partes interesadas. Además, las controversias ESG proporcionan información sobre las percepciones de greenwashing, que no son lo mismo que las ocurrencias de greenwashing, lo que aumenta la subjetividad. Esto significa que las controversias ESG no proporcionan necesariamente información fiable sobre la magnitud del greenwashing que se está produciendo. Al mismo tiempo, las controversias relacionadas con el greenwashing son importantes desde el punto de vista de la protección de los inversores, ya que reflejan la percepción pública del greenwashing, lo que puede dar lugar a problemas de reputación para las empresas implicadas e influir en la asignación de carteras de los inversores.
Documentamos que la frecuencia de las controversias de greenwashing que involucran a empresas europeas aumentó entre 2020 y 2021. Las acusaciones tienden a concentrarse en unas pocas empresas pertenecientes a tres sectores principales, incluido el sector financiero. Un creciente flujo de noticias relacionadas con el blanqueo ecológico pone de relieve la creciente relevancia del tema, que justifica un seguimiento futuro, en particular en el sector financiero, para garantizar que se mantenga la confianza pública en la capacidad y la voluntad del sector financiero para financiar la transición hacia una economía hipocarbónica.
La creciente cobertura del greenwashing en los medios de comunicación plantea más preguntas sobre el posible impacto financiero en las empresas. Esto es importante desde el punto de vista de la protección de los inversores y está en consonancia con la prioridad estratégica de la AEVM de abordar los riesgos potenciales para los mercados y los inversores derivados del blanqueo ecológico. Para explorar esto, nos fijamos específicamente en los rendimientos de las acciones y las métricas de valoración. En general, los resultados del análisis muestran que las controversias sobre el lavado verde no tuvieron un impacto financiero negativo claro y sistemático en las empresas en 2020 y 2021, lo que sugiere que los inversores y los mercados no prestaron mucha atención a las controversias relacionadas con el lavado verde. Sin embargo, la dimensión subjetiva de las controversias ESG y la ausencia de una definición común de greenwashing implican que estos hallazgos deben interpretarse con cautela. Los crecientes niveles de escrutinio público sobre las declaraciones relacionadas con la sostenibilidad también ponen de manifiesto que las reacciones de los inversores y del mercado a las controversias sobre el lavado verde pueden cambiar en el futuro. En general, nuestros hallazgos ponen de manifiesto la ausencia de un mecanismo eficaz basado en el mercado para ayudar a prevenir posibles comportamientos de lavado verde. Esto subraya la importancia de una orientación política clara por parte de los reguladores y de los esfuerzos de los supervisores para garantizar la credibilidad de las declaraciones relacionadas con la sostenibilidad.

ICMA publica análisis de riesgos de greenwashing

Creemos que los logros de las finanzas sostenibles, es decir, hacer que la sostenibilidad sea invertible a gran escala con transparencia y rendición de cuentas, superan con creces sus deficiencias, pero no hay lugar para la complacencia. Tanto las mejores prácticas del mercado como las regulaciones tienen un papel que desempeñar para abordar las preocupaciones sobre la integridad y los riesgos de lavado verde en las finanzas sostenibles. Tenemos las siguientes recomendaciones para los responsables de la formulación de políticas y los reguladores a este respecto:
1. Concéntrese en las áreas de preocupación en las finanzas sostenibles: las áreas de preocupación reales en las finanzas sostenibles, como la falta de ambición en el mercado de bonos sostenibles o el etiquetado engañoso de los fondos sostenibles, generalmente son bien entendidas tanto por los participantes en el mercado como por los reguladores. También son procesables. Por el contrario, las definiciones generales de greenwashing corren el riesgo de paralizar a los participantes en el mercado debido a temores tanto de reputación como de litigios.
2. Contribuir a mejorar la disponibilidad de datos y análisis sobre la integridad del mercado en relación con estos ámbitos: no se dispone de suficientes datos y análisis sobre la integridad del mercado, tanto en el mercado de bonos sostenibles como en el de fondos, lo que debe ser remediado por los esfuerzos tanto del sector oficial como del mercado. Esto será más fácil de cuantificar si se centra en las áreas de preocupación identificadas en este documento en lugar de en definiciones más amplias.
3. Haga referencia a la legislación vigente cuando sea necesario aplicarla: las leyes y la regulación financiera vigentes contienen salvaguardias efectivas contra la tergiversación y, por supuesto, el fraude. Tampoco lo son las preocupaciones novedosas para los reguladores. Ya se están dando ejemplos de ejecución y litigios sobre esta base.
4. Implementar iniciativas regulatorias actuales con un enfoque en la interoperabilidad y usabilidad internacional: existen múltiples iniciativas regulatorias de las principales jurisdicciones que se enfocan en las áreas clave de preocupación en las finanzas sostenibles. La prioridad debe ser (i) promover su operatividad internacional en un mercado global, y (ii) abordar los problemas de usabilidad identificados.
5. Seguir aprovechando la contribución positiva de las mejores prácticas del mercado: las finanzas sostenibles, y especialmente el mercado de bonos sostenibles con los Principios de la ICMA, son quizás únicas en el grado de buenas prácticas voluntarias disponibles. Los reguladores y los responsables de la formulación de políticas pueden aprovechar aún más las mejores prácticas que ha desarrollado el mercado cuando consideran que la orientación voluntaria puede ser insuficiente para respaldar su integridad.

EFRAG y CDP unen fuerzas para impulsar los estándares europeos de informes de sostenibilidad

El Grupo Asesor Europeo de Información Financiera (EFRAG) y Carbon Disclosure Project (CDP) anunciaron recientemente que colaborarán para impulsar la adopción de los Estándares Europeos de Información de Sostenibilidad (ESRS), que fueron aprobados por la Comisión Europea en julio.
En el marco de esta asociación, CDP, una plataforma de divulgación medioambiental de influencia mundial con más de 23.000 empresas participantes, alineará su sistema con el ESRS, utilizando la experiencia técnica del EFRAG. Esta sinergia tiene como objetivo fortalecer la preparación del mercado para informes ambientales de alta calidad y acelerar la implementación de estos estándares a nivel mundial.
A partir de enero de 2024, los ESRS comenzarán a ser aplicables a un grupo que eventualmente abarcará 50.000 empresas, incluidas numerosas entidades extracomunitarias. Estos estándares exigen informes digitales completos sobre cuestiones de cambio climático y sostenibilidad.
CDP, con el apoyo de EFRAG, ofrecerá seminarios web y materiales de orientación técnica para facilitar a las empresas la presentación de informes de datos ESRS. Dado que muchas empresas ya están familiarizadas con la presentación de informes utilizando los cuestionarios de CDP, alinear los informes de CDP con el ESRS ayudará a facilitar la introducción de informes de sostenibilidad estandarizados en Europa.
Patrick de Cambourg, presidente de la Junta de Informes de Sostenibilidad del EFRAG, enfatizó la importancia de contar con datos ambientales sólidos para generar informes corporativos transparentes, reducir el lavado verde y dirigir el capital de manera efectiva.

Hong Kong, socio de ICMA en el Código de Conducta Voluntario ESG

1. Con el creciente enfoque en los aspectos ambientales, sociales y de gobernanza (ESG) en la industria financiera, ha habido un crecimiento considerable en el uso de calificaciones ESG y productos de datos por parte de los participantes en los mercados financieros. Un informe de encuesta de la consultora ERM (Environmental Resources Management) publicado a principios de 2023 indica un aumento sustancial en el uso de calificaciones ESG y productos de datos por parte de los inversores a nivel mundial. Mientras que solo el 12% de los inversores encuestados dijeron que sus empleadores les exigían que integraran las calificaciones y los datos ESG en las estrategias de inversión en 2018/19, esta cifra ha aumentado al 43% en 20221. En Hong Kong, el número de fondos ESG autorizados por la SFC aumentó a 209 a 30 de septiembre de 2023, lo que representa un aumento de más de diez veces con respecto a hace cinco años.
2. Este crecimiento va acompañado del rápido aumento del número de proveedores de calificaciones ESG y productos de datos (proveedores de servicios ESG) y del papel fundamental que desempeñan en el ecosistema de las finanzas verdes y sostenibles, influyendo en última instancia en las decisiones de inversión y los procesos de gestión de riesgos de los usuarios. A principios de 2020, KPMG publicó un informe en el que indicaba que más de 150 de los principales proveedores de datos de todo el mundo «están experimentando una rápida consolidación e innovación»2.
3. Sin embargo, la industria de calificaciones ESG y productos de datos generalmente no está sujeta a supervisión regulatoria. Hasta hace poco, faltaban normas de referencia reconocidas a nivel mundial sobre cómo se esperaba que los proveedores de servicios ESG obtuvieran sus productos y servicios y qué información relevante debía divulgarse a los usuarios finales. En última instancia, esto puede perjudicar la calidad de la información ESG recibida por los usuarios finales, lo que puede dar lugar a que los inversores asignen incorrectamente sus capitales a áreas que no están alineadas con sus estrategias de inversión.

Las ESAs lanzan una convocatoria conjunta de pruebas sobre el lavado verde

La demanda y la oferta de inversiones sostenibles está creciendo rápidamente. Se trata de una tendencia muy positiva en consonancia con los objetivos del Pacto Verde Europeo. Sin embargo, no debe hacerse a expensas de prácticas de blanqueo ecológico, que afecten a los inversores, los consumidores y los participantes en los mercados financieros y socaven potencialmente la confianza general en las finanzas sostenibles y la capacidad del sistema financiero en su conjunto para canalizar el capital privado hacia inversiones sostenibles.
El lavado verde es un tema complejo y multifacético. Puede ocurrir en diferentes etapas de la cadena de valor financiera, como en la venta o comercialización de productos financieros. También puede ocurrir a nivel de empresa cuando una empresa o una institución financiera hace afirmaciones de sostenibilidad falsas o sin fundamento sobre sus productos, actividades o políticas.
El lavado verde puede generar riesgos reputacionales y financieros para los actores involucrados. También puede afectar negativamente el mercado y el nivel del sistema, así como la confianza general en inversiones financieras sostenibles. Por ejemplo, el lavado verde relacionado con la venta de un producto financiero puede desencadenar riesgos legales y operativos para el vendedor. El lavado verde también podría crear un riesgo para la reputación y llevar a los inversores a retirar inversiones o financiación, lo que en última instancia afectaría a la situación comercial y financiera del participante en el mercado financiero.
La UE ha tomado medidas importantes para abordar el blanqueo ecológico en el mercado financiero mediante la adopción de políticas y legislación relacionadas con las finanzas sostenibles. Estos incluyen la divulgación de información sobre sostenibilidad y los requisitos (propuestos) de información sobre sostenibilidad para las empresas (Reglamento sobre taxonomía1 y propuesta de Directiva sobre la información sobre la sostenibilidad de las empresas2) y los fabricantes de productos financieros y los asesores financieros (Reglamento sobre divulgación de información sobre finanzas sostenibles3, Reglamento sobre taxonomía, preferencias de sostenibilidad de los inversores minoristas en el asesoramiento en materia de inversión.